Tiempo de Protrombina, INR y tiempo de Tromboplastina Parcial Activada

  En este vídeo introduzco dos pruebas de laboratorio esenciales para medir la coagulación. Son el tiempo de protrombina y el tiempo de tromboplastina parcial activada.


Terapia de Aceptación y Compromiso (ACT) de Steven C. Hayes, Kelly G. Wilson y Kirk Strosahl

Dr Alberto Sanagustín

 La terapia de aceptación y compromiso (ACT, pronunciado tal cual) se desarrolló a finales de los años 80 por Steven C. Hayes, Kelly G. Wilson y Kirk Strosahl. Se basa en la teoría del marco relacional que procede del análisis de conducta.

Terapia Cognitiva de Aaron Beck

 El padre de la terapia cognitiva (TC) es Aaron Beck y empezó a desarrollarla en los años sesenta para el tratamiento de la depresión. Después se fue extendiendo y ampliando hacia otros tipos de problemáticas psicológicas.

Cómo motivarse y vencer la pereza

Una queja frecuente de muchas personas es la falta de motivación y la pereza. 

Es un problema importante porque afecta a su salud, a su vida profesional o familiar. 

Cómo vencer las preocupaciones y la rumiación

  La pregunta es:

   ¿Cómo nos perturbamos emocionalmente?

Una de las principales formas que tenemos para perturbamos emocionalmente es nuestro diálogo interno. 

Anticoagulantes y Trombolíticos: mecanismo de acción

 Si has leído o visualizado las anteriores vídeos o artículos del blog sobre hemostasia primaria, secundaria y fibrinolisis, es fácil entender cómo actúan los anticoagulantes y trombolíticos.

Fibrinolisis y anticoagulación fisiológica

Por Alberto Sanagustín

La última parte de la hemostasia es la fibrinolisis. Su función es la destrucción de la fibrina.

La Terapia Racional Emotiva Conductual (TREC) de Albert Ellis

La TREC se basa en la premisa de que lo que nos perturba no son los sucesos que acontecen en nuestra vida, sino los pensamientos que tenemos acerca de esos hechos.
CONTENIDOS
  • 1 Cómo surge la Terapia Racional Emotivo conductual
  • 2 Presupuestos de la TREC
    • 2.1 ¿Cómo reaccionamos ante estas frustraciones?
  • 3 ¿En qué consiste el modelo ABC de Ellis?
  • 4 Creencias racionales e irracionales en la TREC
    • 4.1 ¿Cómo sabemos si una creencia es racional o irracional?
  • 5 ¿Qué tres creencias irracionales tenemos los seres humanos?
  • 6 Las tres exigencias absolutistas de la TREC
  • 7 ¿Cómo cambiamos estas creencias irracionales y limitantes?
  • 8 Cómo se desarrollan las sesiones
  • 9 Cómo se aplica la de la Terapia Racional Emotivo Conductual
    • 9.1 1-Explicación del esquema ABC
    • 9.2 2- Detección de las ideas irracionales
    • 9.3 3-Debate, discusión y cuestionamiento  de las ideas irracionales.
    • 9.4 4-Consecución de una nueva filosofía vital
  • 10 Filosofía vital racional y sus creencias
  • 11 Aceptación incondicional
  • 12 ¿Es posible ser totalmente racional?
  • 13 ¿Cómo conseguiremos nuestros objetivos?
  • 14 Vídeos sobre TREC
  • 16. Modelo ABC de la Terapia Racional Emotiva Conductual
  • 17.Teoría del cambio en la Terapia Racional Emotiva Conductual.
  • 18. Advertencia
  • 19. Bibliografía:"Una nueva guía para una vida racional".

Cómo surge la Terapia Racional Emotivo conductual

Es una forma de psicoterapia que fue creada por Albert Ellis en los años cincuenta.

Albert Ellis, TREC
Albert Ellis











Empezó con el psicoanálisis, pero no le dejaba satisfecho.  En sus libros comenta su frustración porque no obtenía resultados con los clientes.
Poco a poco fue replanteándose la terapia y se centró en el diálogo interno.
Se fue dando cuenta de que entre los sucesos y lo que sentimos  (emociones) no hay una relación directa, sino indirecta a través de nuestros pensamientos.
Esos pensamientos, diálogo interno o evaluaciones que hacemos acerca de lo que nos pasa determinarán nuestros sentimientos de ansiedad, tristeza, enfado o cualquier otro  del espectro de emocional.
En realidad, esta no es una idea moderna, sino que ya fue expresada por los antiguos estoicos.
Epicteto en su manual Enquiridion afirma:
“Las personas no se perturba por lo que les sucede, sino por lo que se dicen acerca de lo que les sucede”
El nombre de la terapia que Albert Ellis desarrollaba cambio progresivamente  de terapia racional a terapia racional emotiva y finalmente a terapia racional emotivo conductual (TREC). 
En inglés las siglas que veras son REBT que vienen de Rational emotive behavior therapy.
Este proceso de cambio de nombre se debe a que se quería reflejar la incorporación progresiva de técnicas y estrategias que hacen hincapié en los aspectos emotivos, emocionales y  conductuales.
Al final, esto hace que forme parte del gurpo de las terapias cognitivo conductuales.
Personalmente, me quedé enganchado a esta forma de psicoterapia al leer “Una nueva guía para una vida racional” y posteriormente su libro “Usted puede ser feliz”ambos de Albert Ellis y que puedes encontrar en cualquier librería online.
Son dos libros que considero de utilidad práctica y muy buenas introducciones a esta psicoterapia.

Presupuestos de la TREC

Según la TREC queremos conseguir cosas materiales o inmateriales para ser felices.
El problema es que en muchas ocasiones esto no es posible. La vida no nos da lo que anhelamos y sufrimos frustraciones.
Estos pequeños o grandes tropiezos pueden suceder en nuestra vida familiar, laboral, relacional, ocio o en temas de salud.
Esas frustraciones las vivimos como dardos o golpes que bloquean nuestros objetivos.

¿Cómo reaccionamos ante estas frustraciones?

Cuando sufrimos estos bloqueos de nuestros objetivos, podemos responder básicamente de dos formas:
1-Una respuesta que sea sana y útil.
2-Una respuesta malsana e inútil.

¿En qué consiste el modelo ABC de Ellis?

Según nos explica Albert Ellis y su TREC, la  reacción o respuesta a la frustración de nuestros objetivos (o la fantasía de que se bloquean) está determinada por nuestras pensamientos (valoraciones y creencias).
Albert Ellis desarrolló el modelo ABC que es un formato sencillo que permite enseñar fácilmente a los pacientes y clientes cómo sus pensamientos (creencias) causan sus respuestas emocionales y, como consecuencia de estás, sus respuestas conductuales.
A. Hecho: sucede algo.
B. Creencia: pensamientos de valoración sobre lo que ha pasado.
C. Emoción: reaccionas emocionalmente a B.
Según este modelo ABC la situación A no causa la reacción emocional C.
Es B (creencia) lo que causa C.










esquema abc terapia racional emotivo conductual
Modelo ABC de Albert Ellis

Creencias racionales e irracionales en la TREC

En esta terapia (TREC) se usan con frecuencia los términos racionalidad y irracionalidad en referencia a las creencias, los pensamientos o las evaluaciones que hace el paciente (la B del modelo ABC).
Es interesante precisar el significado que se da al término en este contexto para así poder situarnos y comunicarnos mejor.
Como ya he explicado, hay situaciones que se relacionan con nuestras perturbaciones emocionales, es decir, ocurre algo (A) y nos genera una emoción desagradable (C).
Aparentemente parece que esto no acontece de una forma directa, sino a través de pensamientos, evaluaciones o creencias irracionales (B) qué son los mediadores entre lo que ocurre y la consecuencia emocional o de comportamiento.

¿Cómo sabemos si una creencia es racional o irracional?

  • Ser racional en la terapia racional emotiva conductual implica ser flexible y moderado , ser pragmático, ser lógico y basarse en la realidad.
Se puede deducir que la racionalidad en nuestro pensamiento implicará que nuestra forma de actuar será más  adaptable y mesurada.
Nuestra conducta será más lógica y acorde con lo que pasa en la realidad.
Nuestras emociones serán más moderadas y sanas.
Esto nos ayudará o facilitará  conseguir nuestros propósitos y objetivos básicos en la vida.
  • La irracionalidad en la TREC,  por el contrario, se refiere a todos los pensamientos que son rígidos y extremosilógicos y que no son consistentes empíricamente con la realidad.
Esto dará lugar a emociones más extremas e insanas y nuestra conducta también estará más rígida y extremista.
Esto nos impedirá o dificultará  que consigamos nuestros propósitos y objetivos básicos en la vida.
Los términos racional e irracional se suelen aplicar a las creencias (B).
Hay que tener en cuenta que estos términos pueden tener unos significados diferentes según las personas o el contexto social y cultural.
Algunos pueden sentir el término creencia irracional de una forma despreciativa o despectiva.
En este caso se recomienda usar una terminología diferente que sea más aceptable para las personas como por ejemplo creencias útiles o creencias inútiles.

¿Qué tres creencias irracionales tenemos los seres humanos?

Los pensamientos y creencias irracionales que tenemos en el paso B del modelo ABC pueden variar mucho de persona a persona.
Según la TREC de Albert Ellis, a pesar de toda esa gran variabilidad, todas estas creencias irracionales se podrían reducir a tres.
Cada una de ellas contiene una exigencia rígida, dogmática y absoluta acerca de:
  1. Nosotros mismos
  2. Los demás
  3. El mundo en general.

Las tres exigencias absolutistas de la TREC

  1. Yo debo hacer las cosas bien y ganarme la aprobación de los demás.  En caso contrario, soy malo. La primera creencia a menudo conduce a la ansiedad, la depresión, la vergüenza y la culpa.
  2. Los demás deben tratarme bien. Deben ser amables y justos conmigo. Deben tratarme como yo quiero. En caso contrario, son malos y merecen un castigo.La segunda creencia a menudo conduce a la ira, la agresión pasiva y los actos de violencia.
  3. El mundo debe darme lo que quiero y no lo que no quiero. En caso contrario, es terrible y no lo puedo soportar. La tercera creencia a menudo conduce a la autocompasión y la postergación.
Estas tres creencias son exigencias absolutistas, rígidas y dogmáticas.
Ellas son la base y el origen de la reacciones emocionales y conductas malsanas e inútiles que podemos experimentar. 
Si estas creencias se sostuvieran de forma ligera y más flexible, serían preferencias que conducirían a emociones sanas y conductas más útiles.
El paso de esas emociones malsanas e inadaptadas a otras más sanas y adaptadas es la meta de la terapia.

¿Cómo cambiamos estas creencias irracionales y limitantes?

El objetivo del terapeuta es ayudar a que esas creencias irracionales cambien por creencias racionales.
El trabajo de la terapia se centra en que el terapeuta y su cliente se esfuercen en cambiar progresivamente las creencias distorsionadoras y así conseguir un cambio emocional y de comportamiento.
La herramienta terapéutica básica para este cambio es el debate, disputa, discusión o argumentación racional.
El debate se hace con preguntas que desafían las tres creencias irracionales absolutistas ya comentadas y sus derivaciones. Por ejemplo:
¿Por qué debes ganar la aprobación de todos?
¿Dónde está escrito que otras personas deben tratarte de manera justa?
Solo porque quieres algo, ¿por qué lo tienes?
El cambio se produce cuando tras debatir y argumentar de forma repetida el paciente transforma sus creencias a un nivel profundo.
Sustituye las creencias irracionales por otras creencias racionales y adaptativas.
Se habla de modelo ABCDE de la TREC de Ellis.
En este caso la D es el paso de debate y cuestionamiento y la E es la fase de adopción de creencias racionales.

Cómo se desarrollan las sesiones

La TREC es una terapia  con un estilo activo directivo y educativo.
El terapeuta debe aceptar incondicionalmente a sus clientes como personas falibles ser genuino en la terapia lo más abierto posible e incluso desvelar información personal si es necesario.
Ha de ser empático mostrarse activo y directivo ya que los pacientes necesitan un estilo vigoroso y didáctico.
La estrategia principal es la detección de pensamientos y creencias irracionales y su discusión activa para cambiarlas.
El  terapeuta ha de comportarse como un buen profesor que explica a los clientes los mecanismos generales de sus perturbaciones.
Debe ser un modelo racional de sentir y comportarse.  Tiene gran importancia a la utilización correcta del lenguaje siendo verbalmente muy activo.

Cómo se aplica la de la Terapia Racional Emotivo Conductual

Aquí explico unos puntos básicos de la forma de proceder típica de este enfoque.
Por supuesto, hay mucha variedad de técnicas cognitivas, emotivo-evocadoras y conductuales que pueden ser usadas durante la terapia.
Esta es la aplicación del modelo ABC y el debate:

1º Explicación del esquema ABC

Se explica el sujeto que A significa alguna experiencia real de su vida es el acontecimiento activador.
La B  son los pensamientos irracionales que aparecen tras experimentar A.
La C son las consecuencias, es decir, el malestar emocional y conductual resultado de la percepción del acontecimiento.
Ellis clasifica los problemas en dos grandes categorías:
1-Problemas externos. Dependen de situaciones ambientales como problemas en el trabajo o problemas de relación. Son los acontecimientos activadores  (A)
Ellis no considera estos problemas como algo psicopatológico a no ser que se acompañen de problemas emocionales.
No son objeto de la terapia racional emotivo conductual.
2-Problemas internos. Son los síntomas que presenta el paciente. Son las perturbaciones emocionales y las conductas inadaptadas tales como depresión y adicciones, etc. que a menudo son generadas por los acontecimientos activadores y en el esquema ABC se les denomina consecuencias (C).
Estos son objeto de la terapia racional emotivo conductual
Además los clientes pueden presentar problemas primarios y secundarios.
1-Los problemas primarios son los que le han traído a la consulta.
2-Los problemas secundarios se solapan con los problemas primarios. Son combinaciones de emociones inadaptadas acerca de otras emociones inadaptadas. Por ejemplo, sentir vergüenza, culpabilidad  o depresión por tener un tener un trastorno de ansiedad.
El terapeuta analizará y trabajará primero con los problemas secundarios para después centrarse en los primarios.
Una vez aclarados y categorizados los problemas explica al paciente el ABC y el método que se va a seguir para resolverlos durante la terapia.
Le explicará que primero trabajarán sobre las creencias irracionales que generan sus problemas emocionales y de conducta.
Y seguirá hasta que vaya adquiriendo creencias más racionales.
Además del debate racional, usará una serie de técnicas cognitivas, emocionales y conductuales según las necesidades del paciente.
Cuando los problemas emotivo-conductuales que le han traído a terapia se hayan solucionado, nos podremos centrar en los problemas ambientales externos.

2º Detección de las ideas irracionales

Ellis entiende por irracionalidad cualquier pensamiento emoción o comportamiento que lleva a consecuencias contraproducentes y que no permite al paciente conseguir su felicidad.
Para detectar las ideas irracionales habrá que buscar las afirmaciones imperativas y rígidas que el paciente se hace a sí mismo en forma de “deberías” o ” tengo que”.
Una vez encontradas la exigencias absolutistas y dogmáticas se buscarán las formas de pensamiento irracional derivadas.
Según Ellis hay cuatro formas principales de irracionalidad:
  1. Pensar que alguien o algo debería ser distinto de lo que es.
  2. Calificar de terrible y horrosa  la situación.
  3. Pensar que insoportable sufrir o tolerar a esta persona o cosa y afirmar que no debería ser así o haber sido así.
  4. Condenar globalmente al que ha cometido errores  etiquetándolo de canalla y merecedor de un castigo.

3-Debate, discusión y cuestionamiento  de las ideas irracionales.

Es la D del modelo ABC.
Una vez puestas de manifiesto las creencias irracionales se procederá a su eliminación por medio del debate, discusión o disputa racional.
Este es el primer abordaje terapéutico de la terapia racional emotivo conductual.
El método seguido para debatir es lógico empírico, es decir, cuestionar, poner en tela de juicio y debatir científicamente la cuestión.
Se pueden usar muchas estrategias para preguntar acerca de las creencias irracionales:
1-Preguntas lógicas:
¿Dónde está la lógica de eso que crees?¿Dónde está la evidencia?
De que quieras que algo pase, no se sigue lógicamente que sea una obligación que eso pase.
De que quieras que alguien te trate bien, no se sigue que “deba” hacerlo.
Así se va aprendiendo a distinguir entre exigencias irracionales y preferencias racionales.
2-Preguntas empíricas: 
¿Dónde está la evidencia de que eso ha de ser como tu dices?
¿Qué ley del universo dice que eso tiene que ser así?
Se detectan las inconsistencias entre creencias (exigencias absolutas y sus derivados) y la realidad empírica (lo que pasa).
Distingues entre lo que prefieres que pase y lo que es obligatorio que pase.
Aprendes a basarte en la realidad empírica para pensar.
Por ejemplo, es preferible que apruebes un examen si lo has estudiado, pero eso no tiene porqué suceder.  Si eso no sucede, es una prueba evidente de que no hay ninguna “ley” que diga que tiene que ser así.
Lo mismo si pierdes tu pareja o tu trabajo.
Los hechos nos demuestran empíricamente que es falso que las cosas no deberían ser así por mucho que tú o yo lo prefiramos.
Si algo no está pasando, es una evidencia de que exigir o insistir en que no tiene que pasar es una creencia irracional
¿Por qué?
Porque es empíricamente inconsistente con la realidad.
3-Preguntas pragmáticas:
¿Dónde te lleva creer rígidamente eso?
¿Qué consecuencias tiene insistir rígidamente en que tu pareja no debería dejarte? ¿ O que debes sacar excelente en un examen? ¿o que lo debes aprobar? ¿O que no deben despedirte?
Te lleva a la sintomatología ansiosa, depresiva, adictiva o lo que sea que te ha llevado a la terapia.
¿Qué consecuencias emocionales tendría para ti abandonar esas creencias irracionales?
El objetivo del debate es que el sujeto diferencie entre lo que quiere y lo que se necesita, entre los deseos y las exigencias, entre lo molesto y lo insoportable, entre inconvenientes y los horrores.
Las nuevas creencias racionales adaptativas surgidas de la discusión de creencias irracionales están representadas por la letra E.










esquema abcde terapia racional emotiva conductual
Modelo ABCDE de la TREC

4-Consecución de una nueva filosofía vital

En esta fase se trabaja con lo que la terapia llama fortalecimiento del hábito.
Para conseguirlo, los clientes debe trabajar permanentemente en interiorizar las nuevas creencias  (E) con los procedimientos utilizados en el entrenamiento, así como enfrentarse al mayor número de veces posible a los acontecimientos activadores (A)para poner en práctica lo aprendido.
Todo esto implica que durante la terapia el cliente tendrá que hacer ejercicios y deberes en casa o durante la vida cotidiana que habrá pactado con su terapeuta.
Este trabajo constante es lo que dará resultados.
terapia racional emotiva conductual (TREC), filosofia vital positiva

Filosofía vital racional y sus creencias

Conforme el paciente va trabajando en sus pensamientos irracionales, irá desarrollando una nueva filosofía más racional y más adaptada.
Esta nueva filosofía se caracterizará por cuatro tipos de creencias racionales que son la antítesis de las creencias irracionales que hemos indicado anteriormente.
Estas cuatro nuevas creencias racionales son:
1-Preferencias flexibles: No exigirá que la realidad tenga que ser como desea que sea, sino que lo expresará en forma de preferencias más flexibles.
2-Anticatastrofistas: Cuando le ocurran hechos adversos dirá que son malos, pero no terribles y horribles.
3-Elevada tolerancia a la frustración: Tendrá una mayor resiliencia. Cuando le ocurra algo desagradable afirmará que no le gusta, pero que puede soportarlo.
4-Aceptación: El paciente aprenderá a aceptarse a sí mismo y a los demás como seres falibles a los que no puedes valorar globalmente de una forma legítima. También aceptará que las condiciones de vida y el mundo son complejas y se componen de una mezcla de cosas buenas, malas y neutrales. Se abstendrá de valorar el mundo de forma global.
El pensamiento racional mantiene una visión de la vida en perspectiva.
  • Se expresa en forma de preferencias y no de exigencias de que las cosas tienen que ser rígidamente como el desea.
  • Se basa en la realidad empírica tal cómo es.
  • No condena ni a los demás ni a los otros ni al mundo ni a la vida en general, aunque no esté de acuerdo con los hechos.
  • Tiene una elevada tolerancia a la frustración y eso tiene como consecuencia que sus emociones sean más sanas adaptadas y apropiadas.

Aceptación incondicional

Según la terapia racional emotiva conductual podemos conseguir una considerable estabilidad emocional y bienestar si adquirimos una filosofía que se caracteriza portres formas básicas de aceptación incondicional:
1. Aceptación incondicional de uno mismo.
Siempre te puedes aceptar a ti mismo con tus fallos.
No te autocondenes de forma global por los fallos que hayas cometido.
A pesar de los fallos, tendrás otras oportunidades para mejorar.
2. Aceptación incondicional de los demás.
No condenes a los demás por sus fallos porque son seres humanos falibles como tú.
Puedes valorar su conducta errónea o fallida, pero no los condenas totalmente como personas.
Si sigues por esta senda, sentirás aceptación por los que se equivocan.
3. Aceptación incondicional de la vida.
En el mundo vemos situaciones injustas, inmorales o erróneas y nos puede llevar a hacer valoraciones globales desesperadas.
Hay que trabajar en aceptar el mundo y la vida tal como son y no condenarlos de forma global.
Verás las dificultades de la vida como inconvenientes, pero no como algo terrible, horrible o catastrófico.
Aceptarás que muchas veces no puedes cambiar las circunstancias, pero harás lo que puedas para que la situación mejore.
Si trabajamos constantemente en la aceptación incondicional, especialmente cuando las cosas se ponen difíciles.
Dejaremos de exigir  que las cosas tienen que ser como nosotros queremos, justas o buenas.
Esta nueva filosofía y actitud nos llevará a que pararemos de quejarnos y lloriquearante las diferentes adversidades y tengamos un mayor distanciamiento y perspectiva respecto a la realidad.
Aceptamos que no siempre podremos conseguir lo que queremos, pero desde una mayor serenidad y estabilidad emocional, siempre podremos aprender de esas situaciones y afrontarlas con más eficacia.
A pesar de que la vida a veces sea dura, siempre habrá formas en las que podremos disfrutar de la vida cuando practiquemos la aceptación en estas tres variantes.

¿Es posible ser totalmente racional?

Somos humanos y en algún momento todos podemos  tener pensamientos irracionales que generen emociones malsanas.
No podemos eliminar este aspecto de nuestra humanidad: somos humanos
Pero sí podemos trabajar para disminuir esa tendencia a dramatizar.
No la eliminaremos totalmente, pero podremos reducir muchísimo su frecuencia, duración e  intensidad de esos pensamientos y creencias irracionales.
El objetivo no es eliminar nuestras emociones negativas, sino que estas sean sanas, razonables y adaptativas.
No reaccionaremos con ira, sino que nos molestaremos y actuaremos desde una posición de mayor serenidad.
Mas serenidad suele significar más eficacia al abordar los problemas de la vida.

¿Cómo conseguiremos nuestros objetivos?

Esforzandonos en argumentar racionalmente y practicando cada día para cambiar nuestras creencias irracionales.
Así, poco a poco, iremos adquiriendo una filosofía de vida más racional y adaptada.
Espero que esta introducción a la TREC haya sido clarificadora. Te animo a seguir leyendo esta web para  profundizar más en esta apasionante terapia.

Vídeos sobre TREC





En este otro vídeo explico la TREC de Albert Ellis de forma más extensa:



Vídeo de Albert Ellis haciendo una demostración de TREC (subtitulado en español):





El modelo ABC situacional de Albert Ellis es el punto clave de la terapia racional emotiva conductual  (TREC) y el marco operativo básico a partir del que se construye.
Hice una introducción en la página de inicio (¿Qué es la TREC?), pero para repasar diré que el presupuesto básico es que lo que nos pasa (A) no es lo que nos perturba ) C), sino lo que pensamos y nos decimos (B) a nosotros mismos acerca de lo que nos pasa.
En este artículo voy a profundizar en el modelo ABC y pondré algunos ejemplos para distinguir con más claridad cada una de las partes que lo componen.
CONTENIDOS
  • 1 Componente A: Adversidad
  • 2 Componente B: Creencias
    • 2.1 Creencias irracionales rígidas.
    • 2.2 Creencias irracionales extremas
    • 2.3 Creencias racionales flexibles.
    • 2.4 Creencias racionales moderadas (no extremas)
  • 3 Componente C: emociones, conductas y cogniciones consecuentes.
    • 3.1 1-Consecuencias emocionales (C)
    • 3.2 2-Consecuencias conductuales (C)
    • 3.3 3-Consecuencias cognitivas (C)
  • 4 Interacción entre A B y C

Componente A: Adversidad

La A de este modelo ABC es la adversidad. Hace referencia a la situación concreta en la que estamos experimentando la alteración emocional.
No experimentamos los problemas emocionales de forma aislada o en el vacío, sino en un contexto o situación especifica.
Cuando analizamos la situación, habría que ser lo más específico y concreto posible para saber dónde, cuándo, con quién y cómo estamos experimentando un problema emocional.
La situación puede ser de dos tipos: externa o interna a uno mismo.
En realidad, la A idealmente debería ser una situación que fuera observable, es decir, que se pudiera confirmar de forma objetiva por un observador neutral externo.
El problema es que muchas veces es que el dato objetivo se asocia con una interpretación y se confunde con ella.
Esta interpretación que asociamos a A es una inferencia que va más allá de los datos que podemos observar, aunque aparentemente pueda parecer precisa. Por eso a veces en lugar de hablar de A, la llaman A’.
Por ejemplo, tienes que dar una charla en tu trabajo sobre una propuesta de mejora de una estrategia de marketing. Ha habido tensión previa y crees que vas a recibir fuertes críticas y que será un fracaso. Pensar eso hace que estés con gran tensión y lo vives muy mal los días previos.
El dato objetivo es que tienes que dar una charla (A), pero la ansiedad que asocias a eso son interpretaciones asociadas (A’) que son adiciones al dato objetivo.
Quizás seas muy preciso o precisa en tu imaginación y puede ser que pase,  pero no deja de ser una interpretación que va más allá de los datos que tenemos en este momento.
En realidad, en este caso las emociones no se basan en una situación A que haya pasado objetivamente, sino en una situación a la que asocias unas inferencias de lo que podría o no podría pasar.
Puede que recibas críticas que pueden ser razonables o no. Puede que la charla sea un fracaso y rechacen la idea o no. Simplemente no lo sabes hasta que des la charla.
Este es un punto interesante que distingue la TREC de otras formas de terapia cognitivo conductual.
¿Cuál es la diferencia?
En otras terapias cognitivas conductuales se anima a que se examinen y valoren primero estos pensamientos e interpretaciones acerca de A.
En cambio, en la TREC se anima a la gente a asumir temporalmente como ciertas sus inferencias (A’) acerca de la situación adversa (A), es decir, pides que acepte que son correctas, aunque puedan parecer muy distorsionadas.
En este ejemplo asumiremos que es verdad la situación de fuertes críticas y fracaso de la charla que ha de venir, aunque todavía no sepamos qué puede pasar.
El objetivo de este planteamiento es animarnos a que asumamos como ciertas las creencias irracionales en las que subyace el núcleo de los problemas emocionales del paciente. Esto sirve para ir directamente al núcleo irracional.

Componente B: Creencias

La B significa creencias.
Son las actitudes que pueden ser rígidas o flexibles, extremas o moderadas.
Estas creencias pueden ser generales o específicas en su naturaleza. Aquí nos centraremos más vienen las creencias irracionales que son específicas más que en las generales.
Las creencias  irracionales son rígidas y extremas y las creencias racionales son flexibles y moderadas.

Creencias irracionales rígidas.

La TREC sostiene que las creencias irracionales están en la base que los problemas emocionales de la gente cuando tienen que enfrentarse a las adversidades de la vida.
La contribución más importante a la psicología de la TREC es la visión de que las creencias irracionales que están en el núcleo de sus problemas son las creencias rígidas.
¿Cómo son esas creencias?
Las creencias rígidas se presentan como deberías o exigencias absolutas:
¡Debo…! ¡Tengo que.! ¡He de…!
Las personas podemos expresar nuestras creencias rígidas de maneras diferentes; pero según Albert Ellis, todas las creencias individuales son variaciones de tres creencias rígidas básicas.
1- Exigencias acerca del yo.
Estas creencias rígidas acerca de uno mismo normalmente dan lugar a ansiedad, depresión, vergüenza o culpa.
Estas creencias rígidas acerca del yo frecuentemente se revelan en frases como:
“Yo debo dar bien mi próxima charla”
“Yo debo aprobar mi próximo examen”
“Yo debo hablar con elocuencia”
“Yo debo ser el más elegante de la fiesta”
“Yo debo ser la más inteligente de mi trabajo”
2 -Exigencias acerca de los demás.
Estas creencias rígidas acerca de las otras personas se suelen asociar con sentimientos de ira, rabia y con conductas pasivo-agresivas o, incluso, violentas.
Estas creencias rígidas se suelen expresar con frases como.
“Tú debes tratarme bien cuando me atiendas”
“Tú debes elogiarme porque he ordenado la habitación”
“Tú debes darme dinero cuando te lo pido”
“Tú debes callar cuando hablo”
“Tú debes tu debes cuidar tu forma física”
3-Exigencias acerca de las condiciones de vida o del mundo.
Estas creencias rígidas suelen asociarse sentimientos de autocompasión o de sentirse víctima.Pueden a dar lugar a problemas de dilación, procrastinación o, incluso, conductas adictivas.
Estas creencias rígidas sobre la vida suelen expresarse con rases como estas:
-”Estudiar debería ser fácil y divertido”
-”Mi trabajo debería ser tan aburrido”
-”La vida debería ser siempre excitante”
-”El mundo no debería tener guerras”
-”La vida no debería darme tantas responsabilidades”.

Creencias irracionales extremas

Cuando tenemos creencias rígidas acerca de nosotros, los demás o el mundo, nos deslizamos haciacreencias extremistas que se derivan de ellas.
Son tres tipos de creencias: catastrofistas, intolerancia a la incomodidad o frustración y creencias de desvalorización.
  • Creencias catastrofistas
Nos vamos hasta el extremo de creer que la adversidad (A) que ha pasado es una catástrofe, terrible, horrible o un desastre total.
Se vive como algo devastador o demoledor que crees que es más del 100 % malo, que es peor de lo que debería ser y que nada bueno puede derivarse de ese hecho.
Por ejemplo:
“Yo debo dar bien mi próxima charla” → Y será horrible si no lo consigo.
“Tú debes tratarme bien cuando me atiendas” → Y si no lo haces, es un desastre.
”Estudiar debería ser fácil y divertido” → Y como es demasiado difícil es el fin del mundo.
  • Creencias de intolerancia a la incomodidad o frustración
Crees que vivir esa adversidad no la puedes soportar y que la felicidad no será posible si estás en esa situación. No se puede aguantar, resistir, tolerar, sobrellevar o sufrir es situación.
Por ejemplo:
“Yo debo dar bien mi próxima charla” → Y no lo podré soportar si no lo consigo .
“Tú debes tratarme bien cuando me atiendas” → Y será intolerable si tú no lo haces.
”Estudiar debería ser fácil y divertido” → Y debido a que es tan difícil no puedo resistirlo.
Creencias de desvalorización
Este tipos de creencias extremistas consisten en denigrar o descalificar a uno mismo, a los demás o a la vida o el mundo si no se dan las condiciones que rígidamente exiges.
“Yo debo dar bien mi próxima charla” → y si no soy despreciable.
“Tú debes tratarme bien cuando me atiendas” → y si no es así eres un canalla.
”Estudiar debería ser fácil y divertido” → y si no mi vida es un asco por ser tan difícil.

Creencias racionales flexibles.


La TREC de Albert Ellis sostiene que las creencias racionales son la base de las respuestas sanas a las adversidades de la vida.
Las creencias racionales se caracterizan por ser son creencias flexibles que están en la base de estas respuestas sanas.
Su naturaleza flexible se basa en que no las hemos transformado en “deberías” absolutos y dogmáticos.
Estas creencias las llamamos flexibles porque son preferencias no dogmáticas. Tienen la forma de deseos, anhelos o simplemente preferencias.
Siguiendo en la línea anterior podemos distinguir tres tipos de preferencias:
1- Preferencias flexibles acerca de uno mismo.
Suelen dar lugar a sentimientos como inquietud o reflexión sobre los hechos en lugar de ansiedad, decepción o tristeza en lugar de depresión, decepción en lugar de vergüenza y arrepentimiento en lugar de culpabilidad.
Siguiendo con el primero de los ejemplos anteriores:
“Me gustaría dar muy bien la charla, pero no necesito hacerlo”
2- Preferencias flexibles acerca de los demás.
Suele estar asociada a sentimientos de enfado, pero sin ira o condenación de los demás.
También conducen a conductas asertivas en lugar de pasivo-agresivas o activamente agresivas.
Las frases que aparecen tienen una forma aproximada como esta:
“ Me gustaría que me atendieran bien, pero desgraciadamente no tienen porqué hacerlo”.
3- Preferencias flexibles acerca de la vida y el mundo.
Suelen estar asociados con sentimientos de decepción o de pena en lugar de sentimientos de autocompasión o de victimización.
Dan lugar a conductas más disciplinadas, en lugar de a conductas de dejadez, dilación o adicción.
Se suelen expresar con frases como esta:
“Me gustaría que estudiar matemáticas no fuera tan difícil para mí, pero desafortunadamente no tiene por qué ser así”.
En la estructura de estas creencias flexibles hay dos componentes:
  • Primero, afirmas lo que quieres o prefieres conseguir.
  • Segundo, reconoces que no tienes porqué conseguir lo que quiere.
El primer y el segundo componentese conectan con la palabra “pero”.

Creencias racionales moderadas (no extremas)

Son creencias moderadas que se derivan de las creencias flexibles que acabamos de exponer.
1-Creencias no catastrofistas
Crees que la situación podría ser siempre peor que la adversidad que ha acontecido. Cree es menos de un 100 % mala e incluso crees que algo bueno podría derivar de esa adversidad.
Ponemos algunos ejemplos de creencias flexibles con las creencias no catastrofistas que se derivan de ellas.
– “Me gustaría hacer bien en mi charla, pero no es necesario para mí hacerlo → “Será malo si no lo hago bien, pero no será horrible”.
– “Me gustaría que me atendieran bien, pero desgraciadamente no tienen porqué hacerlo” → “Sería muy desafortunado si me tratan mal, pero no es el fin del mundo”.
– “Me gustaría estudiar matemáticas no fuera tan difícil, pero por desgracia no tiene porqué ser de la manera que yo quiero que sea”→ “Es una molestia que sea tan difícil, pero no es romperse el cráneo.”
Estas creencias moderadas también tienen dos partes:
  • Primero, afirmamos que es malo cuando no conseguimos lo que queremos.
  • Segundo, reconocemos que no es una catástrofe terrible cuando esto sucede.
Es eso que estas verbalizaciones tienen la palabra “pero” entre la primera y la segunda.
2-Creencias de tolerancia a la incomodidad o a la frustración
Las creencias de tolerancia la incomodidad implica que tendrás que esforzarte si la incomodidad sigue existiendo, pero que no morirás ni te pulverizarás ni desintegrarás ni nada por el estilo.
Que pase lo que no quieres no hará que pierdas la capacidad de vivir sentimientos de felicidad, aunque temporalmente se menos. Además, crees que vale la pena tolerar esa incomodidad.
Seguimos con los ejemplos de frases que expresan esas creencias de tolerancia derivadas de las creencias flexibles correspondientes:
“Me gustaría hacer bien mi próxima charla, pero no es necesario para mí hacerlo” → “ Sería duro no hacerlo bien, pero podría soportarlo y valdría la pena el esfuerzo”.
“Me gustaría que atendieran bien, pero desgraciadamente no tengo porqué hacerlo” → “Sería difícil para mí soportar su mala conducta, pero puedo soportarla y vale la pena que lo haga”.
“Me gustaría que estudiar matemáticas no fuera tan difícil, pero desafortunadamente no tiene porqué ser como yo quiero” → “Es una pesadez aguantar esta dificultad, pero puedo tolerarla y me interesa hacerlo”.
Fíjate que hay tres componentes en las creencias tolerantes a la incomodidad:
  • Primero, tú cliente afirma que es un esfuerzo tolerar que sus deseos no se cumplan.
  • Segundo, reconoce que puede tolearlos.
  • Tercero, resalta que vale la pena hacerlo.
3-Creencias de aceptación
La aceptación en la TREC significa aceptarse a sí mismo y a los otros como seres humanos falibles que somos.
Además, significa que no se puede dar de forma legítima una valoración simple y global a uno mismo o a los demás.
Aceptar el mundo y las condiciones de la vida significan reconocer que son muy complejas y que constan de aspectos buenos, malos y neutros.
Esto implica que no haremos valoraciones globales del mundo porque no estamos en condiciones lógicas y realistas de hacerlo.
Ejemplos de estas creencias de aceptación con las creencias flexibles de las que se derivan son:
– “Me gustaría dar bien la próxima charla, pero no es necesario para mí hacerlo” → “Si no lo hago bien, no significará que soy despreciable. Seré el mismo ser humano falible tanto si lo hago bien como si lo hago mal”.
– “Me gustaría que me atendieran bien, pero desgraciadamente no tiene por qué ser así” →” Aunque me disgustaría su forma de actuar, no les calificaré como unas malas personas. Seguirán siendo seres humanos falibles que pueden actuar bien o mal”.
– “Me gustaría que estudiar matemáticas no fuera tan difícil, pero desgraciadamente no tiene porqué ser así”→” Es malo que estudiar matemáticas sea tan difícil, pero la vida es un asco cuando esto sucede. La vida es una compleja mezcla de lo bueno, lo malo y lo neutro”
Hay tres partes en estas creencias de aceptación.
  • La primera parte es cuando afirmas que es malo cuando no consigues lo que quieres o evalúas alguna parte de ti mismo o de los otros o de la vida negativamente.
  • En la segunda parte reconoces que tú, la otra persona o la vida en general no pueden recibir una valoración global cuando sus deseos se frustran.
  • En la tercera parte afirmas la falibilidad de ti mismo o los demás, así mismo como la complejidad de la vida con sus cosas buenas, malas o neutras.

Componente C: emociones, conductas y cogniciones consecuentes.

La C en el modelo ABC significa las consecuencias emocionales, de comportamiento y de pensamiento que resultan de nuestras creencias acerca de la adversidad.
La C estarán perturbadas si siguen a creencias irracionales sobre las adversidades y las llaman consecuencias negativas insanas.
Las C no estarán trastornadas si siguen a creencias racionales sobre las adversidades.  Se las llama consecuencias negativas sanas.
Antes recibían el nombre de consecuencias negativas apropiadas e inapropiadas respectivamente.
Vamos a analizar cada una de las consecuencias (C)

1-Consecuencias emocionales (C)

Cuando una adversidad ocurre el cliente experimentará una emoción negativa.
La TREC argumenta que si mantienes una creencia irracional (B) acerca de la adversidad (A), experimentará emociones negativas insanas (C).
Estas emociones se consideran insanas por lo siguiente:
-Se acompañan de gran dolor e incomodidad psíquica.
-Inducen a llevar a cabo conductas autodestructivas.
-Impiden desarrollar las conductas necesarias para que consigas tus objetivos.
-Conducen a formas de pensamiento disfuncional y muy distorsionado.
Las personas buscan ayuda en la psicoterapia debido a que experimentan este tipo emociones insanas como por ejemplo: ansiedad, depresión, culpabilidad, vergüenza, ira, celos o envidia.
Si mantienes creencias racionales (B) acerca de la misma adversidad (A), podrás experimentar emociones negativas sanas (C).
Estas emociones son negativas, pero sanas porque:
-Motivan a comprometerte en conductas beneficiosas.
-Te alertan de que tus objetivos han sido bloqueados, pero no te inmovilizan.
-Inducen ejecutar exitosamente las conductas necesarias para cantar tus objetivos.
-Conducen a un pensamiento equilibrado y funcional.
Estas emociones sanas consisten en ocuparse en lugar de preocuparse, estar inquieto en lugar de ansioso, triste en lugar de deprimido, sentir arrepentimiento en lugar de culpabilidad, decepción en vez de vergüenza, enfado en vez de ira o envidia sana en lugar de envidia odiosa.

2-Consecuencias conductuales (C)

Las consecuencias en la conducta de las creencias ser en forma de acciones manifiestas o de tendencias a la acción.
Las acciones manifiestas son conductas observables, pero las tendencias a la acción sonimpulsos a desarrollar una conducta, pero que no se lleva a cabo.
Las creencias irracionales acerca de la adversidad (A) desencadenan conductas en C (acciones manifiestas o tendencias hacia la acción) que tienen a ser poco constructivas.
Los seres humanos tenemos la capacidad de suprimir nuestras tendencias a la acción. Cuando lo hacemos, nuestra conducta poco constructiva solo será clara si nos preguntamos acerca de las tendencias a la acción ya que no habremos actuado de esa manera en una forma evidente.
Entones ¿cómo sabemos la tendencia a la acción?
Por ejemplo, imagina que sientes enfado con algún cliente.
¿Cómo sabes si estás experimentando un enfado insano o sano?
Pregúntate qué te hubiera apetecido hacer mientras estabas en la situación. ¿Cuál era tu impulso?
Si tu respuesta es que tenías ganas de “partirle la cara” al interlocutor, entonces tu enfado seguramente es insano y problemático, aunque no hayas manifestado nada.
Si tienes una creencia racional acerca de una adversidad (A), tu conducta en C (acción pública o tendencia a la acción) será más constructiva, adaptativa y funcional.

3-Consecuencias cognitivas (C)

Si tienes una creencia irracional (B) acerca de una adversidad (A), las consecuencias de mantener esta creencia también afectan a tu pensamiento posterior que tenderá a estar distorsionado y sesgado hacia lo negativo.
En cambios, si tienes una creencia racional (B) acerca de la misma adversidad (A), tu pensamiento posterior tenderá a ser equilibrado y tendrás una visión más y adaptada de la situación.
A veces puede ser un poco difícil distinguir entre lo que son emociones negativas insanas y las que son sanas. Puede haber momentos en los que sea difícil trazar una línea clara de separación.

Interacción entre A B y C

En esta presentación del modelo situacional ABC las adversidades (A) reales o inferidas desencadenan las creencias (B) que darán lugar a sentimientos, conductas y pensamientos posteriores (C).
En realidad, estos tres componentes (A, B y C) frecuentemente interaccionan de una forma compleja y variada.
Por ejemplo, si tienes creencias rígidas de una situación que te conduce a crear inferencias muy negativas acerca de la adversidad, esto te hará que te enfoques en unas características particulares de la adversidad a las que no prestaría atención si tuviera creencias más racionales.
Por ejemplo, si crees de forma dogmática y rígida que no deberías ser rechazado en las reuniones, tenderás a ver un rechazo social en donde no lo hay.
Esto pasa porque tendrás un sesgo negativo que te hará enfocará a prestar atención a frases negativas de los demás con la exclusión de otras afirmaciones neutrales o positivas.
De la misma manera tener ciertos sentimientos y emociones como la depresión. hace más fácil que tengas creencias irracionales.
También puede haber variaciones de una situación que pueden inducir creencias racionales, pero no inducirla otras en la misma persona.
Por ejemplo, haber en público en una sala con luz natural puede que no te cree problemas y hablar el mismo lugar, con público parecido, pero por la noche y con luz artificial te genere ansiedad.
Pequeñas variaciones de contexto pueden marcar grandes diferencias en la misma persona.

Con todo esto quiero transmitir que la interacción entre los tres componentes A,B y C son mucho más complejo de lo que he expuesto hasta aquí, pero espero haber transmitido la idea esencial.
¿De qué presupuestos teóricos parte la terapia racional emotiva conductual (TREC)?
Si has leído los artículos introductorios de esta web, puedes deducir fácilmente algunos de los presupuestos teóricos de la TREC.
1-Según la TREC las adversidades presentes o pasadas no causan nuestras alteraciones emocionales o trastornos en nuestra conducta, sino que son creadas en su mayor parte por nuestras creencias irracionales rígido y extremas acerca de esas adversidades.
Tenemos una facilidad a veces sorprendente para transformar nuestros deseos, sobre todo si son fuertes, en exigencias dogmáticas y rígidas. Parece que es algo innato a todos los seres humanospor lo extendida que está esta tendencia.
Esto es así hasta tal punto que casi todos los seres humanos tenemos esa inclinación, aun siendo educados desde la infancia en un pensamiento racional.
Seguiríamos transformando con facilidad nuestras preferencias individuales y sociales en exigencias absolutas hacia sí mismos, los demás o la vida en general.
2-Según la TREC da igual cómo nos hemos alterado a nosotros mismos en el pasado ya que en el presente seguimos perturbados por insistir en nuestras creencias irracionales y por actuar de formas consistentes con ellas. Las consecuencias sirven para reforzar más esas creencias irracionales en forma de círculo vicioso.
3-Según la TREC somos seres humanos y por ello tendemos fácilmente y de forma natural a perturbarnos a nosotros mismos con creencias irracionales autodestructivas y sus emociones y acciones consecuentes; pero también podemos superar con esfuerzo nuestras perturbaciones a largo plazo trabajando duro en cuestionar repetidamente nuestras creencias irracionales y los efectos de esas creencias.
No hay que olvidada que también tenemos una tendencia innata a pensar de forma racional y esto nos da la capacidad de elegir.
Tenemos la capacidad localizar nuestras irracionalidades y desafiarlas para cambiarlas por una perspectiva más racional.
En definitiva, podemos esforzarnos en superar nuestra tendencia a pensar irracionalmente con el trabajo repetido en el análisis, cuestionamiento y cambio de nuestras creencias irracionales por otras racionales y adaptadas.
4-Según la TREC de Albert Ellis los problemas psicológicos humanos pueden ser de una forma divididos en dos categorías amplias:
  • Perturbación del ego o del yo
  • Perturbación situacional o por incomodidad
CONTENIDOS
    • 1 Perturbación del ego o del yo
    • 2 Perturbación situacional o por incomodidad
    • 3 Hay solapamiento de perturbación del ego y situacional.
    • 4 Soluciones racionales en TREC

Perturbación del ego o del yo

Hacen referencia a las creencias rígidas que mantenemos acerca de nosotros mismos y el consecuente autodesprecio en el que nos enredamos cuando fallamos o no vivimos a la altura de nuestras exigencias autoimpuestas.
Las creencias irracionales en temas como el éxito y la aprobación de los demás están relacionadas con la ansiedad del yo.

Perturbación situacional o por incomodidad

Está más relacionada con aspectos situacionales y de interacción social.
Ocurren cuando mantienes creencias rígidas acerca de la comodidad e incomodidad de las condiciones de vida. Exiges de forma más o menos consciente en que la vida debe ser fácil y cómoda.

Hay solapamiento de perturbación del ego y situacional.

Esta perturbación del ego (o del yo) y la perturbación por incomodidad no son totalmente independientes, sino que con frecuencia se solapan y superponen.
  • Por ejemplo, las perturbaciones del ego pueden estar en la base de lo que parecen a primera vista creencias rígidas acerca de los temas y de las condiciones de vida.
Puede que te enfades con alguien que actúa de una forma de consideras que es amenazante para tu autoestima.
Esa ira se dirige hacia la otra persona, pero en realidad oculta una necesidad de protección de una débil autoestima (ansiedad del ego)
  • Otro ejemplo, puede que te riñas a ti mismo por ser débil (perturbación del ego) porque te sientes incapaz de afrontar un ambiente estresante en el trabajo (perturbación por incomodidad).
En este caso uno lleva a otra.

Soluciones racionales en TREC

  • La solución racional para la perturbación del ego es esforzarse por la aceptación incondicional de uno mismo.
  • La solución racional para la perturbación situacional es adquirir una filosofía de tolerancia a la incomodidad.

Para la TREC la base de la buena salud mental es una mentalidad flexible y con una visión de la vida moderada opuesta al extremismo derivado de las creencias rígidas y dogmáticas.
Técnicas y Aplicaciones de la TREC

En este otro artículo las explico

Advertencia:

En este sitio encontrarás mucha información sobre medicina y salud, pero no sustituye a un profesional de la salud mental.

Si tienes o crees tener algún problema psicológico, debes buscar un profesional acreditado que te ayude y avisarle de que lees estos contenidos.

Bibliografía


Si quieres ampliar, hay muchos libros de autoayuda como por ejemplo:

-Usted puede ser feliz: Terapia racional emotiva conductual para superar la ansiedad y la depresión. Albert Ellis.Ediciones Paidós (23 de enero de 2014) 
-Una nueva guía para una vida racional. Albert Ellis. Ediciones Obelisco.
-El arte de no amargarse la vida. Rafael Santandreu. Ed. Oniro
Libros para profesionales, por ejemplo:
-Rational Emotive Behaviour Therapy. 100 key points and techniques. Windy Dryden, Michael Neenan.
-A Practitioner's Guide to Rational-Emotive Behavior Therapy (3ºedición) Raymond A. DiGiuseppe , Kristene A. Doyle , Windy Dryden , Wouter Backx 



Una nueva guía para una vida racional

Es un libro clásico de psicología de autoayuda y divulgación escrito por Albert Ellis y Robert A.Harper.


Es un libro muy recomendable si quieres iniciarte de una forma sencilla y práctica en la Terapia racional emotiva conductual (TREC) de Albert Ellis.

La TREC nos dice que las emociones no surgen como resultado de deseos y necesidades reprimidas, sino directamente de nuestros pensamientos, ideas, actitudes y creencias.
Lo que más importa para nuestra salud psicológica es el trivial diálogo interno que transcurre por nuestra mente todo el día Si sumamos todos esos pensamientos, forman nuestra filosofía de vida. Esa filosofía será la que determinará en gran parte nuestra salud mental.
La buena noticia de la TREC es que podemos modificar ese diálogo interno si estamos dispuestos prestar atención y analizarlo.
Muchas veces detrás de emociones de ansiedad o miedo, se esconden pensamientos como:”¿No sería terrible si…” o “No es horrible que yo…”.
Estos son pensamientos en donde intervenir y preguntar por qué sería tan terrible si sucediera tal o cual cosa, o si tu situación actual es realmente tan mala como dices. Y si realmente es muy mala, ¿durará para siempre?
Si etiquetas un evento como una “catástrofe”, generarás emociones más exageradas a pesar de que la situación no sea para tanto.
Este tipo de autocuestionamiento te hará ver cómo tu vida está siendo moldeada por todos esos pensamientos internos.
En el libro nos conduce por un análisis profundo de pensamientos y emociones.
Nos enseña a localizar las creencias irracionales que están en la base de muchos de nuestros sufrimientos y nos explica como cambiarlos por un estilo de pensamiento más racional para tener unas emociones más sanas.
CONTENIDOS
  • 1 Capítulos
  • 2 Creencias irracionales
  • 3 Conclusión

Capítulos

En los primeros capítulos profundizan en la teoría y responden a las objeciones de otros psicoterapeutas que cuestionaron las teorías de Ellis y Harper.
En los siguientes capítulos, sigue con aspectos más prácticos. Se centra en la descripción de las creencias irracionales más comunes y cómo alterar tu pensamiento para que no te angustien, depriman o enfurezcan.
El libro expone y analiza exigencias rígidas y extremas con ejemplos reales y recomendaciones prácticas.

Creencias irracionales

Ejemplos de creencias distorsionadas que se exponen y analizan en el libro son.
1. Debo tener amor o aprobación de todas las personas significativas en su vida.
2. Debo ser totalmente competente, adecuado y exitoso en alguna área importante.
3. Los demás no deben actuar de forma desagradable e injusta conmigo, y si lo hacen, son culpables, malos, malvados y deben ser condenados y castigados.
4. Creer que las personas y las cosas absolutamente deben ser mejores de lo que son y que es terrible y horrible si no puedes cambiarlos.
5. Afirmar que tu vida es miserable cuando tienes experiencias difíciles y que no puedes controlar o cambiar.
6. Ver las cosas como catastróficas, terribles u horribles cuando no consigues lo que quieres o te tratan injustamente.
7. Creer que tu pasado sigue siendo lo más importante y de que algo influyó poderosamente en tu vida, tiene que seguir determinando tus emociones y conductas actuales.
8. Pensar que si algo es peligroso o temible, debes obsesionarte y frenéticamente intentar escapar.
9. Pensar que puedes evitar enfrentarte a muchas dificultades y autorresponsabilidades y aun así llevar una existencia altamente satisfactoria.
10. Pensar que puedes alcanzar la felicidad por inercia e inacción y sin esfuerzo.
En el núcleo de todas estas creencias analizadas hay exigencias acerca de uno mismo, los demás y la vida en general.
En el libro se explican estrategias prácticas y efectivas para cambiar estas creencias, las emociones y comportamientos que nos hacen sufrir.
Utiliza pequeñas explicaciones teóricas sin usar palabras técnicas, usa conversaciones reales con clientes y ofrece ejercicios que puedes poner en práctica inmediatamente.
Si seguimos sus recomendaciones, conseguiremos ser más felices a pesar de las adversidades que se nos puedan presentar.
Siempre y cuando tengas la necesaria honestidad para llevar a cabo el autoanálisis de tus pensamientos, este libro puede ser muy útil.
Aunque no te hacen promesas ni te dicen que va a ser útil, pero si haces el esfuerzo seguramente notarás un cambio progresivo e importante.
La terapia conductual emotiva racional puede enseñar a cualquier persona inteligente cómo dejar de sentirse miserable por prácticamente cualquier cosa.
Son métodos prácticos y comprobados para cambiar sus emociones y conductas autodestructivas reflejan la extensa experiencia de los autores como terapeutas y como profesores de terapeutas de todo el mundo, y han sido respaldados por  cientos de estudios de investigación.
Esta guía da respuestas muy solicitadas para personas con problemas, y puede ayudar a que todos se sientan mejor consigo mismos y puedan manejar sus vidas de manera más efectiva.

Conclusión del libro

  • Siempre hay que advertir que si tienes algún problema de salud mental importante, tienes que buscar ayuda especializada y decirle a tu proveedor de salud que están leyendo este libro.
  • Es un libro muy recomendable porque tiene el potencial de ayudar a cambiar la forma de pensar por una más realista y adaptada a la realidad.
  • El libro sirve tanto como introducción general divulgativa como de manual de autoayuda.
  • Puede facilitar que te conozcas mejor a ti mismo y a los demás. Sabrás cómo los haces para perturbarte y aprenderás cómo dejar de hacerlo.
  • Te darás cuenta cómo se alteran emocionalmente los demás. Y este conocimiento también facilitará a tener más comprensión y a comunicarte mejor.
En definitiva, es una compra obligada tanto si quieres iniciarte en la terapia racional emotiva conductual como si quieres conocerte mejor y ser más feliz.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips