Dismenorrea: dolor menstrual

Este vídeo es una descripción general de la dismenorrea. Debajo del vídeo está la transcripción y, al final, la infografía.




Ver en Youtube

¿Qué es la dismenorrea?

Es dolor menstrual. Es un dolor que se da en el útero durante la menstruación, aunque pueda aparecer un día antes y durar unos tres días en términos generales.

Suele ser más intenso al final de las primeras 24 horas.

El dolor suele ser cólico, es decir, que va en forma de oleadas... de forma que tiene un momento más intenso o muy intenso y después disminuye y vuelve otra vez el dolor intenso. Otras veces, es un dolor constante.

El dolor puede variar tanto en duración como en intensidad de una mujer a otra.

El dolor es en la parte inferior del abdomen, en el hipogastrio y, a veces, se puede irradiar, es decir, puede dirigirse hacia la zona lumbar baja. En ocasiones, hasta puede irradiarse hacia las piernas.

Puede asociarse también a otros síntomas como por ejemplo dolor de cabeza, es decir, cefalea. Puede haber estreñimiento, diarrea, a veces hay náuseas. Puede haber polaquiuria, es decir, orinar con más frecuencia y también en alguna ocasión puede haber vómitos.

A nivel clínico se suele distinguir entre la dismenorrea primaria, que es la más frecuente, y dismenorrea secundaria.

La dismenorrea primaria quiere decir que no se ha encontrado ninguna anomalía en la pelvis, o sea, no se ha encontrado una causa orgánica que explique esa dismenorrea.

En cambio, en el caso de las dismenorreas secundarias, sí que hay algún problema estructural a nivel pélvico. Existe una causa orgánica que la explica.

Normalmente, sospecharás la dismenorrea primaria si los síntomas empiezan rápidamente o inmediatamente después de la menarquia o durante la adolescencia, es decir, cuando empiezan las menstruaciones.

En cambio, la dismenorrea secundaria suele aparecer o se suele sospechar principalmente cuando estos dolores menstruales empiezan después de la adolescencia; sobre todo si hay una causa conocida.

En el caso de las dismenorreas primarias puede haber situaciones en las que los dolores, los calambres, sean tengan la intensidad suficiente como para interferir en la vida diaria y que sean invalidantes

En el caso de la dismenorrea secundaria. ¿cuáles son las causas más frecuentes?

La más frecuente es la endometriosis, después tenemos la adenomiosis uterina y en tercer lugar los miomas que explicaré con más detalle en otros vídeos.

También nos podemos encontrar causas menos frecuentes como, por ejemplo, la enfermedad pélvica inflamatoria, que sea un efecto secundario del DIU, quistes ováricos y otra larga lista de posibles causas.

En cuanto al diagnóstico, como siempre, se ha de valorar con la anamnesis y la exploración física y después las pruebas complementarias.

Hay que evaluar cómo ha empezado el dolor, cuándo, en qué momento, cuándo fue la menarquia, la edad de la paciente, factores que lo agravan o si está relacionado con la actividad sexual.

Si hay dispareunia, por ejemplo, significa que hay dolor con las relaciones sexuales y debemos preguntar qué factores alivian o empeoran los síntomas.

Habrá que hacer una exploración por aparatos y, por supuesto, los antecedentes personales que pueda tener para detectar si existen antecedentes de endometriosis, adenomiosis o miomas.

Hay que registrar o saber si está tomando algún tipo de tratamiento anticonceptivo o si lleva algún DIU.

Después de la exploración física están los estudios complementarios. 

Se hará una prueba de embarazo. Según el caso habrá que hacer cultivos vaginales o de cérvix.

La ecografía pélvica es importante para diagnosticar masas en la pelvis o para poder encontrar el DIU si es que lo lleva.

Habrá que tener en cuenta otras pruebas complementarias como la histerosalpingografía y la pielografía intravenosa o la resonancia magnética según la sospecha.

Por último, está la histeroscopia o también la laparoscopia. La laparoscopia es la que permite valorar toda la pelvis y la zona abdominal y detectar con más precisión el problema o posible causa orgánica.

La mayoría de las dismenorreas son primarias, pero siempre es interesante investigar si hay alguna lesión pelviana o alguna lesión estructural orgánica que pueda ser el origen de esa dismenorrea.

En cuanto al tratamiento, en el caso de dismenorreas secundarias habrá que tratar la causa que sea el origen de la dismenorrea.

Hay que incidir en el estilo de vida, la pérdida de peso, en el caso de que haya un sobrepeso, el dejar el hábito tabáquico e insistir en la práctica de ejercicio físico.

Son consejos habituales y que van bien siempre. No sólo para esta situación.

En cuanto a fármacos, los más efectivos suelen ser los antiinflamatorios no esteroideos que se suelen usar como máximo tres días y, en caso necesario, tenemos los anticonceptivos orales combinados a dosis bajas de estrógenos y progestágenos.

Se han ensayado también tratamientos como el magnesio, complejo vitamínico B, complementos con ácidos grasos omegas - 3, incluso antagonistas del calcio para relajar las contracciones uterinas con resultados diversos.

El calor local también puede ser efectivo para aliviar.

» Aquí tienes la infografía con las imágenes del vídeo. Recuerda compartir si te ha gustado.

dolor menstrual, dismenorrea


@alsanagust

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips