Obesidad, adelgazar y valores

  Durante la última semana he leído algunos artículos en blogs en los que se reflexionaba acerca del abordaje de la obesidad, el uso de la culpa como motivación o de otras estrategias de promoción del control de peso.


sobrepeso, obesidad, peso ideal


Mi opinión personal, que no es original, es que el abordaje dietético está abocado al fracaso en la mayor parte de los casos. Y no solo me refiero a las dietas de moda y absurdas, sino también a las dietas racionales y con base científica.

¿Por qué?

Porque la misma idea de la dieta ya presupone que la dejarás. Tiene una implicación de transitoriedad.

Me pongo a dieta para conseguir un peso ideal y ya está. Volvemos al principio y así sucesivamente. Es el efecto Yo-Yo.

Por eso muchas veces se insiste en el cambio de hábitos y de estilo de vida. No es ponerse a dieta, sino el cambiar el modo en que vives tu vida.

El problema es que este tipo de cambio va mucho más allá de lo nutricional o alimenticio e implica una transformación del individuo a un nivel más elevado.

¿Cómo hacer este tipo de cambio?


No creo en las respuestas sencillas a este tipo de cuestiones, pero abordar el aspecto psicológico de la persona me parece básico.

Hay que esclarecer sus valores y conectarlos con el cambio deseado.

¿Qué son los valores?


Aquello que es importante para ti en diferentes aspectos de tu vida. Me refiero a ámbitos como la familia, relaciones, trabajo, el ocio, salud, etc.

Perder peso, comer mejor, hacer ejercicio o lo que sea puede ser recomendable, pero hay cuestiones en tu vida que están a un nivel superior. Y es con estas cuestiones con las que debemos conectar nuestros objetivos y acciones.

- Si dejas de vivir tu vida para perder peso, mal vamos.

- Si dejas aspectos importantes de tu vida de un lado hasta que tengas un peso ideal, mal vamos.

- Si esperas a tener un cuerpo como tú quieres antes de empezar a vivir la vida que quieres, has caído en una trampa.

Y no solo caemos en esta trampa con el tema de perder peso, sino en otras muchas cuestiones. Es una estrategia básica de la publicidad.

Nos dicen que tenemos que poseer un producto determinado, en este caso en un peso ideal, para sentirnos mejor y tener una mejor vida.

Una tontería de gran calibre.

Lo que nos quieren meter en la cabeza desde estas posiciones consumistas es una trampa. 

En realidad nos están vendiendo el engaño de dejar constantemente aparcada nuestra vida hasta que alcancemos el producto en cuestión o, en nuestro caso, el peso ideal.

Lo que defiendo aquí es precisamente lo contrario. Empezar a vivir la vida que quieres basándote en tus valores y encajar el estilo de vida saludable, o la pérdida de peso, en ese esquema general.

Los pasos son:

1- Clarificar los valores.

2- Ver como se adapta un estilo de vida saludable en esos valores.

3- Establecer objetivos coherentes con esos valores

4- Comprometerse y actuar hacia eso objetivos basados en nuestros valores.

Tener objetivos sin clarificar los valores en que se fundamentan es como correr como pollo sin cabeza. No dejarás de sentir un vacío cuando los alcances. Eso suponiendo que no abandones por el camino.

Si no clarificas tus valores en áreas importantes de tu vida, el perder peso será algo hueco y que durará poco.

Para aclarar lo que es importante para ti y si no eres muy impresionable, imaginar que has muerto puede ser útil.

Piensa que algún familiar o amigo va a decir algunas palabras sobre ti y tu vida en público durante tu funeral.

- ¿Crees que tendría mucho sentido que dijera que fuiste una persona que lucho por mantener su peso y al final consiguió perder 15 kg?

- ¿Sería eso importante en el esquema general de las cosas o más bien un chiste macabro y de mal gusto?

- ¿No sería mejor que dijeran que fuiste una persona que vivió ayudando sus hijos, amigos o que aporto cosas positivas a la sociedad?

No sé. A mi me parece más razonable la segunda opción. 

¿Por qué?

Porque está más conectada con mis valores y los de mucha gente.

Con esto no quiero decir que perder peso sea ridículo. Si tienes sobrepeso u obesidad, disminuir de peso puede tener muchos beneficios para tu salud.

La idea que quiero transmitir es que no se ha de perder la perspectiva global. Hay relacionar esos beneficios de adelgazar con lo que es realmente importante para ti.

- No tiene sentido que compartir tiempo con tu familia sea importante para ti, pero que aplaces ir a la playa con ellos hasta que tengas un peso ideal.

- No tiene sentido que sea importante para ti conectar con tus amigos, pero no vayas a reuniones sociales con ellos hasta que tengas un peso ideal.

Y así podríamos seguir con actividades que la gente evita porque tiene miedo o vergüenza debido a su aspecto físico. En este caso es el peso, pero podría ser cualquier cuestión estética.

No tiene sentido aparcar tu vida hasta que adelgaces. Es absurdo

Hay que empezar a vivir la vida en los términos en que quieras vivirla, según tus posibilidades, y comprometerte con ello. El perder peso o llevar un estilo de vida saludable ha de encajar en ese esquema y no al revés.

No puedes construir nuevos hábitos o estilos de vida sin conectarlos con lo que es significativo para ti.

Esto no tiene nada que ver con sentirse culpable, sentir vergüenza, exigirse dogmáticamente o ceder ante las presiones de médicos o familiares.

Esto va de vivir una vida que merezca la pena ser vivida.

Dr. Alberto Sanagustín
@alsanagust



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips