Edema: fisiopatología y diagnóstico diferencial

Un edema es un acumulo de líquido intersticial en los tejidos. El líquido intersticial es el que está entre las células.

Para entender el mecanismo del edema, primero tenemos que entender un poco la fisiología subyacente.

Se forma por la presión hidrostática de la sangre a través de los capilares. Lo que atraviesa el espacio entre las células endoteliales constituirá el líquido intersticial.

Este líquido tiene la composición de la sangre, pero sin las células sanguíneas (eritrocitos, leucocitos y plaquetas) y las proteínas de gran tamaño como la albúmina.

Conforme la sangre pasa por el capilar, disminuirá su presión hidrostática por ese filtrado de agua y aumentara la presión oncótica por la disminución en proteínas filtradas.

El resultado será que parte del líquido filtrado (20 litros al día) se reabsorberá (17 litros al día) quedando un exceso de líquido intersticial de unos tres litros.

¿Qué ocurre con ese líquido intersticial acumulado?

Se irá reabsorbiendo a través de los capilares linfáticos y volverá a la circulación general.
Es un proceso que ya expliqué en el vídeo del sistema linfático.

¿Cómo se produce el edema?

Si entendemos lo anterior, podemos deducir que un fallo en los anteriores mecanismos podrá causarlo:

-Aumento de presión hidrostática.

-Disminución de la presión oncótica.

-Alteración de la permeabilidad capilar.

-Alteración de los vasos linfáticos.

¿Cómo proceder en caso de edema?

Si la persona consulta directamente por este signo clínico, procederemos como de costumbre: hacer la historia clínica con la anamnesis, exploración física y las pruebas complementarias oportunas.

De entrada, es interesante objetivar el edema. Se puede medir con una cinta métrica, puedes controlar el peso del paciente para valorar fluctuaciones y explorar el signo de la fóvea (o de Godet).

El signo de la fóvea consiste en presionar la zona del edema. Si queda una abolladura que dura unos segundos, consideramos que es fóvea positivo.  Hay varios grados en este signo, pero su presencia o no es útil para el diagnóstico diferencial.

edema
"Combinpedal" by James Heilman, MD - Own work. Licensed under CC BY-SA 3.0 via Wikimedia Commons.

Si es fóvea negativo, en que pensaremos

-Inflamatorio: celulitis, infección, quemadura, traumatismo, inmunológico, etc.

-Linfedema: suele ser secundario a filariasis en oriente o a cirugía en occidente (mastectomía).

-Mixedema: en casos de hipotiroidismo.

-Lipedema: enfermedad de tipo crónico por aumento de número y tamaño de los adipocitos. Se da principalmente en mujeres y a nivel de las extremidades inferiores desde la cadera hasta los tobillos. Respeta los pies.

Si eso fóvea positivo, en que pensaremos

-Idiopática.  

-Venosa.

Rapidez de instauración del edema:

Es otro aspecto interesante a valorar para hacer el diagnóstico diferencial.

-Agudo.

-Lento

-Insidioso

►En el edema localizado en extremidades inferiores (o superiores) puede ser simétrico o asimétrico.

Cuando es agudo, suele ser en una extremidad. Hay que descartar traumatismo, cirugía, trombosis venosa profunda. Distinguir de rotura de quiste de Baker.

Cuando es de inicio más lento, en fovea negativos pensaremos en linfedema, insuficiencia venosa crónica, erisipela, celulitis.

En insuficiencia cardíaca suele dar edema bilateral en extremidades inferiores.

En embarazadas debes distinguir entre edema del embarazo y preeclampsia.

Siempre hay que descartar el consumo de fármacos como los antagonistas del calcio.

►En caso de edema de extremidades superiores hay que distinguir linfedemas, linfangitis, flebitis, erisipelas, celulitis... de forma parecida a lo que ocurre en extremidades superiores.

En el edema en cara hay que descartar al síndrome de vena cava superior, angioedema o síndrome nefrótico (en casos de proteinuria de rango nefrótico) y tener en cuenta que el mixedema del hipotiroidismo puede afectar a nivel facial.

►Edemas generalizados:

Puede ser por una descompensación de una insuficiencia cardíaca, pericarditis, síndrome nefrótico, cirrosis hepática, hipertensión portal, malabsorción, malnutrición, hipotiroidismo, fármacos (antagonistas del calcio, corticoides, vasodilatadores, antiinflamatorios), edema idiopático, edemas cíclicos (relacionados con la menstruación) y el edema del embarazo o la preeclampsia.

Conclusión:

Valorar en el contexto global clínico del paciente y realizar una buena historia clínica.



Ver en YouTube

Dr. Alberto Sanagustín
Sígueme en Facebook
Sígueme en Google+
Suscríbete al canal de Medicina







No hay comentarios :

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips