Estrategias de estudio y aprendizaje con base científica

“El que conoce todas las respuestas no ha hecho todas las preguntas”.
Confucio

¿Cuáles son las mejores técnicas de estudio? ¿Hay estrategias de aprendizaje que sean mucho más efectivas y tengan evidencia científica?

La respuesta es que sí, pero son poco usadas.

Seguramente estarás de acuerdo conmigo en que, en mayor o menor medida, todos tenemos que aprender o repasar lo que ya sabemos.

Si encontramos técnicas de estudio y aprendizaje de eficacia probada por la investigación científica, estas son las que deberíamos usar de forma prioritaria.

Nuestro objetivo ha de ser identificar estrategias efectivas para la compresión y aprendizaje a largo plazo.

¿Dónde está el problema?

Que muchas veces se usan estrategias muy poco efectivas por desconocimiento y confusión. En las escuelas y universidades no nos suelen cómo aprender y hacemos lo que buenamente podemos.

Lo peor es que las estrategias más utilizadas suelen ser las que menos rendimiento nos proporcionan.

¿Qué técnicas de estudio se suelen usar con más frecuencia?


• Leer y releer
• Subrayar y rotular el texto.
• Tomar notas y resúmenes mientras se lee.

Entre no estudiar nada y hacer eso, mejor leer y releer e ir subrayando ideas clave. Si vas haciendo un resumen, mejor.

El problema es que son de las estrategias peores que podemos usar y hay prueba de que es así.

¿Por qué se usan tanto si son de las técnicas menos efectivas?

Porque es lo más simple y nos permite familiarizarnos rápido con el material.

Cada vez que lees el material, un resumen o las partes del texto subrayada, tienes la sensación de que ya conoces el tema.

¡Es una sensación falsa!

Muchas veces nos damos cuenta de nuestro error por la vía dura de un examen o al enfrentarnos a la vida real. Resulta que no sabíamos tanto como creíamos. Y quizás sabemos mucho menos de lo esperado.

¿Qué alternativas de estudio tenemos que sean efectivas?


En realidad, las estrategias recomendables y que tienen más base científica son muy sencillas.

Consisten en intentar ser lo más activo posible.

Es usar cualquier estrategia que implique un esfuerzo mental durante el estudio.

Este esfuerzo se consigue recuperando datos a partir de tu memoria, de lo que has leído o has estudiado previamente.

Esta es la estrategia que fortalece más las conexiones y asociaciones de nuestra mente y así refuerza nuestra memoria y aprendizaje.

En psicología cognitiva distinguen tres fases de la memoria: codificación, almacenamiento y recuperación.

El aprendizaje se ha asociado a la codificación de la información en la memoria y la fase de recuperación, se suele identificar como necesaria para medir lo que una persona ha aprendido.

Se suelen usar de pruebas, test o exámenes, pero la fase de recuperación no suele considerarse una forma de estudio.

Es un error. La recuperación de datos de la memoria ha demostrado en sí misma ser la estrategia de aprendizaje más eficiente a largo plazo y a todas las edades.

¿Cuáles son las mejores estrategias de estudio?


Teniendo en cuenta lo que hemos indicado, hay dos que aparecen de forma repetida en los estudios: el recuerdo activo y la distribución espaciada.

¿En qué consisten?

Recuerdo activo

El recuerdo activo hace referencia al proceso de recuperación de la información que tenemos almacenada en la memoria.

Aplicar el recuerdo activo significa que cuando estudiamos tenemos que realizar un esfuerzo cognitivo, un esfuerzo mental.

El objetivo es recuperar datos de la memoria y no hacerlo de una forma pasiva.

¿Cómo se aplica el recuerdo activo?

Muy sencillo. Consiste en recuperar los datos has estudiado de tu memoria tras una pausa de tiempo.

Puedes hacer un test o responder preguntas acerca del material que acabas de estudiar.

A veces, los libros de texto nos proporcionan preguntas al final de los capítulos y es muy útil ejercitarse con ellas.

El llamado efecto test es una forma de recuerdo activo.

Una forma sencilla de aplicar este enfoque es reproducir el texto que acabas de estudiar sin mirar el texto.

Esto se puede hacer en forma de esquema, resumen, mapa mental o dibujos.

Puedes repetirlo en voz alta como si se lo explicaras a otra persona o puedes escribir mientras explicas en voz alta.

Por supuesto, si estás en público y no quieres molestar, hazlo susurrando o mantén la boca cerrada.

Puedes hacerlo como te parezca. Puedes adaptar cualquier método al recuerdo activo.

Esta es la mejor parte.

Si te gusta hacer resúmenes, esquemas, diagramas, mapas mentales o dibujos, los puedes hacer en forma de recuerdo activo, es decir, sin mirar el texto.

La clave es que haya un esfuerzo mental (cognitivo) de tu parte.

Si notas que cuesta, lo estás haciendo bien.

Distribución espaciada


Consiste en revisar el material aprendido espaciando el tiempo entre los repasos a intervalos crecientes.

La curva del olvido de Ebbinghaus consiste en una pérdida muy acusada de datos de nuestra memoria conforme pasa el tiempo. Es muy acusada en las primeras horas y días.

curva del olvido de Ebbinghaus


Si vamos recordando el material de estudio a intervalos cada vez más dilatados de tiempo, esa curva se hace cada vez más aplanada.

Esto significa que es muy importante estudiar y repasar cada cierto tiempo, pero no de una forma regular o a intervalos fijos, sino crecientes o espaciados.

Por ejemplo: Si estudias algo hoy, puedes repasarlo al día siguiente, al cabo de una semana, a las cuatro semanas y a las doce semanas y así sucesivamente.

Llevar un registro en un calendario virtual es una buena estrategia.

Los repasos que haces en forma de distribución espaciada no deben consistir en releer; sino en la recuperación activa del material tal y como lo hemos explicado en el anterior apartado.

Si quieres obtener los mejores resultados, has de aplicar la primera estrategia, es decir, usar el recuerdo activo a la segunda, la distribución espaciada.

Recuerda combinar el recuerdo activo y la distribución espaciada.

Esta recuperación de los datos de la memoria te ayuda a saber lo bien o mal que recuerdas el material, dónde fallas, qué debes reforzar y dónde vas bien. Por otra parte, y esta es la novedad, es una potente estrategia de aprendizaje en sí misma.

¿Cómo estudiar material nuevo?


Tras leer esta explicación, puedes plantearme la siguiente pregunta:

“Muy bien. Esto se aplica al repaso, pero: 
• ¿Cómo uso esto con un material nuevo que debo estudiar?
• ¿Cómo voy a recordar activamente algo que no sé?
• ¿Cómo voy a repasarlo de forma espaciada si es la primera vez que lo estudio? “

La pregunta es muy interesante porque estamos hablando de cómo estudiar y aprender. Por definición asumimos que esto no es ni repasar ni recordar nada.

Da la impresión de que lo explicado hace referencia a material de estudio que ya hemos asimilado en algún momento.

En realidad, para el estudio de temas o asignaturas nuevas, también puedes usar el mismo enfoque.

¿Cómo usar el recuerdo activo para estudiar temas nuevos?


En realidad, es muy difícil que empecemos a estudiar algo y que no sepamos nada en absoluto del tema.

El primer objetivo es buscar qué sabemos ya del tema antes de empezar.

¿Cómo lo hacemos?

Haciéndote preguntas antes, durante y después de la lectura del tema.


¿Qué hacer antes de la lectura del texto de estudio?


Puedes leer el título y subtítulos, algunas palabras clave en negrita y mirar cómo está estructurado el material.

Esto te da una visión general que ya te permite usar el recuerdo activo usando preguntas antes del estudio:

  ¿Qué sé ya de la materia? ¿Qué me sugiere?¿Qué me recuerda? ¿Qué preguntas me plantea?

Escribe rápido las ideas que te vengan a la mente y, si el contexto te lo permite, en voz alta.

No hace falta ser exhaustivo ni extenderse mucho. Quizás sea muy poco lo que generas, pero con este ejercicio empiezas a construir asociaciones mentales con lo que sabes y despiertas tu curiosidad de saber si estás en lo cierto o no.

¿Qué hacer durante la lectura del texto de estudio?


Hace unos años escribí en el blog una entrada sobre las técnicas de estudio y recomendaba una estrategia durante la lectura de un texto: leer, parar y pensar.

Este enfoque se explica a sí mismo...

  1. Lees una longitud del texto que pueden ser un párrafo, un apartado, un apartado o lo que sea.
  2. Paras cuando crees conveniente.
  3. Piensas acerca del material que acabas de leer.

¿Cómo piensas? ¡Sorpresa! Haciéndote preguntas:

  ¿Qué me recuerda esto que he leído? ¿Es lógico? ¿Estoy de acuerdo? ¿Por qué el autor afirma eso? ¿Cuál es la consecuencia lógica?

Te preguntas por el porqué de las cosas y sobre las causas y sobre las consecuencias de lo que estás leyendo.

Piensas en términos de causas, efectos y recuerdos.

Sigues leyendo y aplicando el mismo proceso: leer, parar y pensar.

A veces es útil hacerse unas preguntas sistemáticas antes de empezar a estudiar.

    ¿Qué? ¿Por qué? ¿Y qué?

  • ¿Qué significa? Entender el significado de los términos y las palabras.
  • ¿Por qué se afirma eso? Entender o establecer hipótesis sobre las causas.
  • ¿Y qué consecuencia tiene? Establecer consecuencias lógicas o esperables de las afirmaciones.

Estas preguntas previas que haces antes o durante la lectura te sirven para establecer asociaciones y relaciones con lo que ya sabes y así estamos usando una estrategia activa.

Usas un recuerdo activo de lo que ya sabes y lo vas asociando con el nuevo material.

Da igual lo poco que sepas, seguro que sabes algo y puedes empezar a asociar y establecer conexiones en tu mente.

¿Qué hacer después del estudio?


La estrategia más simple es tomar una libreta (o similar), dejar aparte el texto y empezar a escribir, sin mirar el texto, lo que acabas de leer.

Puedes escribir en forma lineal, esquemática, diagramas, mapas conceptuales o dibujos. La idea es reproducir activamente el material que acabas de leer.

Procura hacerlo siguiendo el guion mental de las preguntas que te has hecho durante el estudio.
Otra forma es responder las preguntas o los test que haya al final del libro, que te haya proporcionado un profesor o exámenes previos.

¿Y qué pasa con el recuerdo espaciado o distribución espaciada?


También lo puedes usar nuevos textos que tengas que estudiar.

Se recomienda intercalar las materias a estudiar.

Puedes estudiar un tema como hemos dicho, pero demorar la parte final.

Acabas de estudiar el primer tema. Lo dejas aparte y empiezas con el segundo tema. Cuando acabas el segundo tema, tomas una libreta y escribes lo que recuerdes del primer tema.

Si el primer tema que estudias y el segundo tema no están relacionados, mucho mejor.

Esta estrategia te permite usar la distribución espaciada con los nuevos materiales de estudio y durante el primer día.

Lo que no se recomienda es estudiar de forma masiva, es decir, estar estudiando muchas horas lo mismo. Intercalar diferentes materias en intervalos más cortos de tiempo es mucho más efectivo, aunque notes un mayor esfuerzo.

En realidad, esa sensación de mayor esfuerzo significa que estás haciéndolo bien.

Además, en la vida real los problemas que se van presentando en cualquier profesión, son variados.

Un médico ve diferentes personas con diferentes enfermedades el mismo día. Lo mismo se puede aplicar a cualquier profesión.


Conclusión


Nuestro objetivo ha de ser estudiar de la forma más eficiente posible, es decir, aprender más y en el menor tiempo posible.

La evidencia científica de que disponemos nos indica que esto lo podemos conseguir con el recuerdo activo del nuevo material y con repasos activos a intervalos de tiempo crecientes.

Y, sobre todo, ¡disfruta del proceso!

Si el artículo te ha gustado, ¡recuerda compartirlo!

Te dejo un vídeo que hice en directo hablando del tema. Debajo tienes una infografía y las referencias.





Referencias:

Brown, P. C., Roediger, H. L. III, & McDaniel, M. A. (2014). Make it stick: The science of successful learning. Cambridge, MA, US: Belknap Press of Harvard University Press.

Augustin M. How to learn effectively in medical school: test yourself, learn actively, and repeat in intervals. Yale J Biol Med [Internet]. junio de 2014 [citado 13 de julio de 2019];87(2):207-12. Disponible en: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/24910566

Karpicke JD. A powerful way to improve learning and memory Practicing retrieval enhances long-term, meaningful learning. [Internet]. American Psychological Association. American Psychological Association; 2016 [citado el 12 de julio de 2019]. Disponible en: https://www.apa.org/science/about/psa/2016/06/learning-memory

Smith MA, Karpicke JD. Retrieval practice with short-answer, multiple-choice, and hybrid tests. Memory [Internet]. 3 de octubre de 2014 [citado 4 de julio de 2019];22(7):784-802. Disponible en: http://www.tandfonline.com/doi/abs/10.1080/09658211.2013.831454

Gaglani SM, Haynes MR. 6 Study Techniques Every Clinical Student Should Know [Internet]. Medscape. 2018 [citado:13 de julio de 2019].Disponible en: https://www.medscape.com/viewarticle/849951

Desai R, Gaglani S. Cómo estudiar en la Facultad de Medicina - Temas especiales [Internet]. Manual Merck versión para profesionales. Manuales Merck; [citado: 13 de julio de 2019]. Disponible en: https://www.merckmanuals.com/es-us/professional/temas-especiales/cómo-estudiar-en-la-facultad-de-medicina/cómo-estudiar-en-la-facultad-de-medicina

WhiteCoat MD. 9 essential tips for new medical students [Internet]. KevinMD.com. KevinMD.com; 2012 [citado:13 de julio de 2019]. Disponible en: https://www.kevinmd.com/blog/2012/07/9-essential-tips-medical-students.html

Abdaal A. How to study for exams - Evidence-based revision tips [Fichero de Vídeo].YouTube; Publicado el 4 abr. 2018 [Consultado el 13 julio de 2019][20:58]. Disponible en: https://youtu.be/ukLnPbIffxE

Strong E. How to Study in Medical School [Fichero de vídeo]. YouTube. Strong Medicine; Publicado el 31 ago. 2016 [Consultado el 13 julio de 2019][21:29]. Disponible en: https://youtu.be/f06a8aHJK30

Jubbal K. Study LESS, Study SMART – What I Wish I Knew in College [Fichero de vídeo]. YouTube. Med School Insiders; Publicado el 13 de octubre de 2018 [Consultado el 13 julio de 2019][11:47]. Disponible en: https://youtu.be/V2_2UGeGL9M


Roediger HL, Karpicke JD. The Power of Testing Memory: Basic Research and Implications for Educational Practice. Perspect Psychol Sci [Internet]. 24 de septiembre de 2006 [citado 4 de julio de 2019];1(3):181-210. Disponible en: http://journals.sagepub.com/doi/10.1111/j.1745-6916.2006.00012.x
   
Larsen DP, Butler AC, Lawson AL, Roediger HL. The importance of seeing the patient: test-enhanced learning with standardized patients and written tests improves clinical application of knowledge. Adv Heal Sci Educ [Internet]. 23 de agosto de 2013 [citado 4 de julio de 2019];18(3):409-25. Disponible en: http://link.springer.com/10.1007/s10459-012-9379-7

McDaniel MA, Howard DC, Einstein GO. The Read-Recite-Review Study Strategy. Psychol Sci [Internet]. abril de 2009 [citado 4 de julio de 2019];20(4):516-22. Disponible en: http://journals.sagepub.com/doi/10.1111/j.1467-9280.2009.02325.x

Pyc MA, Rawson KA. Why Testing Improves Memory: Mediator Effectiveness Hypothesis. Science (80- ) [Internet]. 15 de octubre de 2010 [citado 4 de julio de 2019];330(6002):335-335. Disponible en: http://www.sciencemag.org/cgi/doi/10.1126/science.1191465

Karpicke JD, Roediger HL. The Critical Importance of Retrieval for Learning. Science (80- ) [Internet]. 15 de febrero de 2008 [citado 4 de julio de 2019];319(5865):966-8. Disponible en: http://www.sciencemag.org/lookup/doi/10.1126/science.1152408

Karpicke JD, Bauernschmidt A. Spaced retrieval: Absolute spacing enhances learning regardless of relative spacing. J Exp Psychol Learn Mem Cogn [Internet]. 2011 [citado 4 de julio de 2019];37(5):1250-7. Disponible en: http://doi.apa.org/getdoi.cfm?doi=10.1037/a0023436

Agarwal PK, Karpicke JD, Kang SHK, Roediger HL, McDermott KB. Examining the testing effect with open- and closed-book tests. Appl Cogn Psychol [Internet]. noviembre de 2008 [citado 4 de julio de 2019];22(7):861-76. Disponible en: http://doi.wiley.com/10.1002/acp.1391

Callender AA, McDaniel MA. The limited benefits of rereading educational texts. Contemp Educ Psychol [Internet]. enero de 2009 [citado 4 de julio de 2019];34(1):30-41. Disponible en: https://linkinghub.elsevier.com/retrieve/pii/S0361476X08000477

Butler AC. Repeated testing produces superior transfer of learning relative to repeated studying. J Exp Psychol Learn Mem Cogn [Internet]. 2010 [citado 4 de julio de 2019];36(5):1118-33. Disponible en: http://doi.apa.org/getdoi.cfm?doi=10.1037/a0019902


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips