Sistema Linfático

  En este vídeo explico qué es el sistema linfático y su funcionamiento general. Es interesante tener una idea general básica de este sistema para después poder entender mejor las enfermedades que le afectan.

Tras el vídeo encontrarás la explicación por escrito y en imágenes.




El sistema linfático tiene tres funciones fundamentales:

1. Transportar el líquido intersticial (intercelular) de los tejidos a través de los vasos linfáticos hacia la circulación sanguínea.

2. Función inmune y de filtro.

3. Función de transporte de sustancias como proteínas o lípidos que por a su tamaño no pueden atravesar la pared del capilar sanguíneo y sí la del linfático. A través de los vasos linfáticos podrán llegar a la sangre.

¿Cómo desarrollan estas tres funciones? 


En primer lugar, explicaré la función circulatoria del sistema linfático que consiste en llevar el líquido que rodea las células (líquido intersticial o intercelular) hacia el sistema circulatorio.

Esta función la desempeña a través de un sistema de conductos que se llaman vasos linfáticos.

El líquido intersticial que circula a través de los vasos linfáticos se llama linfa. La composición de ambos prácticamente la misma, aunque la linfa tiene más linfocitos y otros glóbulos blancos.

¿Y de dónde procede el líquido intersticial?

El origen del líquido intersticial es la sangre del sistema circulatorio.

El sistema linfático está íntimamente relacionado con el sistema circulatorio porque funciona en paralelo con este. Incluso podríamos considerar que forma parte de este.

Si te fijas en las dos ilustraciones, podrías superponerambos sistemas.

circulatorio, linfático, sistema, aparato, cuerpo humano



 Para explicar este tema es importante repasar la estructura básica y la función del sistema circulatorio (o aparato cardiovascular).

1-Corazón: bombea la sangre a través de los vasos sanguíneos a todo el cuerpo.

2-Vasos sanguíneos: arterias, venas y capilares.

-Arterias: llevan la sangre desde el corazón hacia los tejidos para que llegue oxígeno y nutrientes (glucosa) a todas las células. La aorta es la arteria más grande y sale del ventrículo izquierdo del corazón.

-Capilares: las arterias se van dividiendo progresivamente en conductos cada vez más pequeños que llamamos arteriolas y al final forman una maraña o red de conductos muy pequeños que se extienden por todo el cuerpo y se llaman capilares.

A nivel de los capilares se produce el intercambio propiamente dicho de sustancias. Esto se facilita por su pequeño tamaño y la gran superficie que ocupa toda la maraña capilar.

Salen los nutrientes y el O2 y entran productos de desecho y CO2 de las células para ser eliminados.

-Venas: los capilares irán formando vasos sanguíneos cada vez más grandes uniéndose en forma de vénulas y al final las venas propiamente dichas. Al final las venas más grandes son la cava superior e inferior que desembocan el la aurícula derecha.

Resumiendo podemos decir que la estructura del sistema circulatorio (o cardiovascular) consiste el corazón que bombea sangre hacia las arterias, la red de capilares y las venas para, al final, volver al corazón.

esquema, sistema circulatorio, sistema linfático


Entonces, ¿cómo se produce el líquido intersticial?


La presión que genera el corazón al impulsar la sangre a todo el sistema circulatorio hace que a nivel de los conductos más finos, los capilares, se exprima dicha sangre y se filtre líquido hacia fuera, es decir, hacia el espacio intercelular.

El proceso de filtrado se produce porque entre las células que forman la pared los capilares hay espacios que actúan como poros y permiten el paso de líquido.

La sangre está compuesta por agua, células, proteínas y otras sustancias, pero no todo tiene capacidad de pasar por esos espacios.  Solo pasa agua, algunas proteínas y sustancias de menor tamaño. Otras moléculas como el oxígeno pasan directamente y no necesitan esos “huecos” y pasan a través de las células endoteliales.

Ese fluido que sale no contiene glóbulos rojos ni proteínas de gran tamaño, es decir, no es sangre, y lo llamamos líquido intersticial. Es un filtrado del plasma sanguíneo.

Como comentaba, la producción de líquido intersticial se debe a la presión hidrostática que hay en el interior del capilar.

Conforme va pasando la sangre por el capilar esa presión hidrostática va disminuyendo y aumenta su presión osmótica.

Esto hace que  parte del líquido que ha salido al espacio intersticial vuelva hacia la sangre por la parte final de los capilares.

De todas formas, sale más de lo que entra.

Concretamente desde los capilares se filtran unos 20 litros al día, pero se van reabsorbiendo hacia el final de estos unos 17 litros. Queda un exceso de 3 litros al día.

Para que ese líquido intersticial no quede estancado, el sistema linfático se encarga de retirarlo hacia el sistema circulatorio y así se va renovando.

Este sistema linfático empieza en el espacio intercelular de los tejidos y se va llevando el líquido intersticial para devolverlo otra vez hacia el aparato circulatorio.

Esto se lleva a cabo a través de un sistema de conductos, los capilares y vasos linfáticos que ya he comentado

Hay capilares sanguíneos prácticamente todos los tejidos y necesitas los capilares linfáticos y vasos linfáticos, que aparecen en forma de “dedo de guante” que reciben el exceso de líquido intersticial de todo el cuerpo (linfa) a través de sus poros y así devolverlo al aparato circulatorio.

La distribución estructural de los linfáticos es parecida a la de los vasos sanguíneos. Empiezan siendo de pequeño tamaño, se van juntando progresivamente en linfáticos más grandes hasta que desembocan en el aparato circulatorio. En el apartado de anatomía del sistema linfático lo explico con más detalle.

¿Qué es la linfa?


La linfa es un líquido transparente que circula por el sistema linfático y proviene del plasma sanguíneo que se exprime y filtra desde los capilares sanguíneos por la presión hidrostática del sistema circulatorio.

En realidad este fluido es el líquido intersticial (extracelular) que luego entrará en los capilares linfáticos y lo llamamos linfa.

La composición de ambos es casi la misma que el líquido intersticial, pero les damos nombres distintos para distinguir su localización. De todas formas la linfa tendría una mayor cantidad de glóbulos blancos, principalmente linfocitos.

Este líquido no tiene hematíes y contienen menos proteínas que la sangre. Está bastante diluido.

La linfa tiene la mitad o un tercio de proteínas respecto a la sangre.

Las proteínas más pequeñas pasan con más facilidad.  De esta forma, se entiende que la proporción entre albúmina (proteína pequeña) e inmunoglobulinas (proteína más grande) sea mayor en la linfa que en la sangre, aunque globalmente haya menos proteínas y menos albúmina que en la sangre.

En realidad, la linfa tiene diferente composición según la zona del cuerpo. Los linfáticos del hígado tienen más proteínas y los quilíferos del intestino tienen un elevado contenido de lípidos (quilomicrones).

Al final todo acaba en el sistema circulatorio.

Anatomía del sistema linfático


Este sistema linfático no es un sistema cerrado como el circulatorio y está compuesto por la linfa, vasos linfáticos, los ganglios o nódulos linfáticos, los órganos linfáticos (el bazo y el timo), los tejidos linfáticos (como la amígdala, las placas de Peyer y la médula ósea).

En este artículo nos centraremos en la linfa, los vasos linfáticos y los ganglios linfáticos.

-Vasos linfáticos:

Podemos distinguir un subtipo que son los capilares linfáticos. Son conductos muy pequeños que penetran en la mayoría de tejidos del cuerpo y es donde empieza a recogerse la linfa.

Los capilares linfáticos se irán juntando para dar lugar a los vasos linfáticos propiamente dichos que son conductos con una estructura parecida a la de las venas.

-Ganglios linfáticos:

Son agrandamientos que se encuentran de forma intermitente a lo largo de los vasos linfáticos.

Contienen células defensivas muy importantes en la respuesta inmune del organismo: linfocitos B y T (un tipo de glóbulos blancos). Tiene una función filtro defensivo que después comentaré.

ganglio linfático



Los ganglios linfáticos son pequeños, de 1 a 25 milímetros, unos 600-700 en todo el cuerpo y muchos están cerca de la piel. Muchas veces se pueden palpar en la exploración física.

Suelen localizarse alrededor de los vasos linfáticos más grandes que resultan de la unión de varios más pequeños.

En esta ilustración podemos ver diferentes zonas en donde se concentran:


sistema linfático



Los vasos linfáticos se van uniendo en vasos cada vez mayores como los vasos colectores, luego los troncos linfáticos y al final los conductos linfáticos.

Como comentaba antes, su estructura es parecida a las venas, pero con paredes más finas y con más válvulas internas cuya función comentaré después.

El destino final de la linfa puede ser en uno de los dos conductos linfáticos más grandes:

1- Conducto linfático derecho: procede del brazo derecho y lado derecho de cabeza y tórax.

2- Conducto torácico:  drena la linfa del resto del cuerpo.

El primero desemboca en la vena subclavia derecha y el segundo en la vena subclavia izquierda justo antes de su unión con las venas yugulares internas respectivas.

Circulación linfática


1-El sistema linfático no tiene un sistema de bombeo que impulse la linfa. No tiene un corazón como el sistema circulatorio que impulse la linfa.

2-Por otra parte, drena en el aparato circulatorio que es un sistema de alta presión debido al bombeo que ejerce el corazón.

¿Cómo es posible que la linfa circule?

1-El músculo liso que rodea los vasos linfáticos se contrae de forma intermitente y hace avanzar la linfa.

2-Los músculos estriados cuando se contraen durante los movimientos también contribuyen al avance del líquido linfático. Por ejemplo, los movimientos de la respiración ayudan en su avance.

3-Hay un sistema válvulas dentro de los vasos linfáticos que hace posible el avance y no el retroceso de la linfa. Eso mismo ocurre en las venas y, en otro contexto, entre las cavidades del corazón.

En caso concreto del inicio (o terminal) de los capilares linfáticos también tienen un sistema de “poros” que actúan como válvulas.   Su forma es como de un “dedo de guante” y sus células endoteliales se solapan de forma libre entre ellas creando unas porosidades que también actúan como válvulas: solo se abren hacia dentro del linfático.

A través de esos “huecos” entra el líquido intersticial (linfa), pero no puede retroceder cuando aumenta la presión  dentro de ese vaso linfático.

Además, hay filamentos de colágeno que unen esas células endoteliales a las estructuras que las rodean y, al aumentar la presión en el intersticio, empujan y abren las valvas de la pared del capilar linfático. Esto puede pasar, por ejemplo, en un proceso inflamatorio. Lo explico y dibujo en el vídeo.

Además, estas porosidades de los terminales linfáticos son mayores que las paredes de los capilares sanguíneos y sustancias como las proteínas entran con más facilidad hacia el capilar linfático.

Es un proceso de tipo valvular que hace que la linfa viaje de forma unidireccional hacia el corazón.

4-El sistema linfático desemboca en al final del sistema venoso que es donde la presión del aparato circulatorio es menor. Esto hace que, a pesar de que el sistema circulatorio es de alta presión, la zona en la que drena al sistema linfático es la de menor presión y facilita el proceso.

Si al salir del corazón la presión suele ser de 120 mm de Hg, en la entrada al corazón suele ser de 5 mmHg.

Todos los vasos linfáticos acabarán o en la vena subclavia derecha o izquierda junto a su unión con la yugular interna.

Función inmune y de filtro


Otra función del sistema linfático es de tipo inmune. Como he comentado en otras ocasiones, las funciones de los diferentes sistemas del cuerpo humano se solapan.

Una infección es una agresión que sufrimos por el ataque de organismos extraños como son las bacterias y virus.

Las infecciones suelen ser localizadas a nivel de tejidos y no directamente en la sangre.

Podemos sufrir una amigdalitis, otitis, infección urinaria, una neumonitis, la infección de una herida... y nuestra sistema inmune suele dejarlas localizadas ahí.

En algún caso, la infección puede pasar a la sangre y distribuirse por todo el organismo a través de la circulación y dar lugar a una sepsis. Por suerte, en condiciones normales no suele ocurrir.

Que las infecciones se localicen en tejidos hace que las bacterias o virus estén a nivel de líquido intersticial (intercelular).

A este nivel actúan los macrófagos (que proceden de los monocitos de la sangre, un tipo de glóbulo blanco) y  atacan muchos tipos de bacterias, las fagocitan y las destruyen.

Además, también tenemos un sistema defensivo más potente, los linfocitos o células B y T (otro tipo de glóbulos blancos) que son más específicas y están más especializados.

El problema es que las células B y T no están en los tejidos donde se inicia la infección ya que para especializarse necesitan un proceso más complejo y eso se produce en un contexto más específico.

Ahora bien, necesitan que los organismos agresores (por ejemplo, bacterias) entren en contacto con ellas.

Esto se da porque estas bacterias se introducen en el sistema linfático y algunos macrófagos que las han fagocitado también entran.

Llegan al nódulo o ganglio linfático más cercano y las bacterias contactan con los linfocitos B y T que se especializan y multiplican para luchar contra esas mismas bacterias.

-Los linfocitos B son responsables de la llamada respuesta humoral y generan las células plasmáticas que producen anticuerpos.

-Los linfocitos T son los responsables de la llamada inmunidad celular.

Este proceso es interesante porque todo el sistema linfático tiene ganglios linfáticos distribuidos de tal manera que la linfa siempre se filtra. En caso contrario las bacterias llegarían sin problemas a la circulación sanguínea general. ¡Lo que no sería deseable!

Como ya he comentado antes, los ganglios linfáticos son pequeños, de 1 a 25 milímetros, unos 600 en todo el cuerpo y suelen estar cerca de la piel.

Cualquier vaso linfático que venga de cualquier tejido del cuerpo pasará al menos por un ganglio linfático antes de llegar a la sangre. Toda la linfa se filtra.

Transporte de sustancias por el sistema linfático


Una tercera función del sistema linfático es el transporte de sustancias que tienen que llegar a la circulación sanguínea, pero no pueden pasar por los capilares.

Un ejemplo son productos de desecho, hormonas del hígado o del riñón que no pueden pasar a través de los capilares, pero sí a través de los pequeños vasos linfáticos y, de ahí, llegan a la circulación general y a todo el cuerpo.

Un caso especial se da a nivel del intestino.

Muchos nutrientes, como la glucosa, puede absorberse sin problemas en a través de las vellosidades del intestino delgado, pasar a los capilares sanguíneos y llegan al hígado a través de la vena porta.

En cambio, los ácidos grasos (grupo carboxilo unido a una larga cadena de carbono) son muy grandes y no pueden entrar a los capilares. Tiene que llegar a la circulación sanguínea general a través del sistema linfático, es decir, por llegan por el conducto torácico que antes comenté.

En este caso, los ácidos grasos forman unas lipoproteínas llamadas quilomicrones que entran en los capilares y vasos linfáticos y a través de estos llegan a la circulación general.

Estos capilares linfáticos que recorren las microvellosidades de la mucosa intestinal se llaman quilíferos o lacteal.

Conclusión


El sistema linfático tiene tres funciones fundamentales:

1. Llevar el exceso de líquido que rodea las células (líquido intersticial o intercelular) hacia el sistema circulatorio gracias a los vasos linfáticos.

2. La segunda función es su participación en los mecanismos inmunitarios del organismo fabricando células defensivas

3. La tercera función del sistema linfático es el transporte sustancias como las grasas que se absorben en el intestino.


Dr. Alberto Sanagustín
@alsanagust
Suscríbete a mi canal de YouTube

Atribuciones de imágenes:

Circulatory System:
http://commons.wikimedia.org/wiki/File%3ACirculatory_System_en.svg
http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/2/29/Circulatory_System_en.svg
By LadyofHats, Mariana Ruiz Villarreal [Public domain], via Wikimedia Commons

LymphaticSystem Female:
http://commons.wikimedia.org/wiki/File%3ABlausen_0623_LymphaticSystem_Female.png
http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/f/f4/Blausen_0623_LymphaticSystem_Female.png
 By BruceBlaus. When using this image in external sources it can be cited as:  Blausen.com staff. "Blausen gallery 2014". Wikiversity Journal of Medicine. DOI:10.15347/wjm/2014.010. ISSN 20018762. (Own work) [CC-BY-3.0 (http://creativecommons.org/licenses/by/3.0)], via Wikimedia Commons

Schematic of lymph node showing lymph sinuses:
http://commons.wikimedia.org/wiki/File%3ASchematic_of_lymph_node_showing_lymph_sinuses.svg
http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/9/92/Schematic_of_lymph_node_showing_lymph_sinuses.svg
By KC Panchal (Own work) [Public domain or Public domain], via Wikimedia Commons

2 comentarios :

  1. Te recomiendo que mejores la redacción de tus escritos. Fuera de eso esta bien la forma en la que explicas.

    ResponderEliminar
  2. Hola,
    Espero veas mi comentario. Quería preguntarte si conoces la etiología de los lipomas y como pueden desaparecer (si se puede) y prevenir. mil gracias por la información.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips