"Esto también pasará" y la serenidad

En un foro de psicología un profesional me comentó que llevaba una pulsera con la inscripción:

“Esto también pasará”

La pulsera con esta frase es una forma simbólica de recordar la temporalidad de todas las cosas.

serenidad, temporalidad, impermanencia
Solo tocando la pulsera, ya recuerdas el concepto y la sensación tranquilizadora que lleva consigo.

No soy muy partidario de que las personas dependamos de objetos para sentirnos bien. Creo que es preferible ser lo más independiente posible; pero en este caso, la idea me pareció buena y creo que puede ser útil.

He leído esta frase en el contexto de varias historias orientales y en diferentes lugares. Me parece interesante recordar y resumir las dos principales. Nos pueden ayudar.

El rey triste


La historia suele hablar de un gran rey que tenía grandes episodios de tristeza y le pide a un hombre muy sabio del reino que le enseñe cómo permanecer sereno y en equilibrio. Quiere ser como él.

El hombre sabio le regaló un anillo con una frase grabada:

"Esto también pasará".

Recomendó al rey que antes de valorar cualquier situación como buena o mala, tocara el anillo y siempre estaría en paz.

En algunas historias el que solicita ayuda es un sultán y el sabio es el rey Salomón.

El rey Salomón es quien entrega una frase que siempre es verdad, tanto en los buenos como en los malos tiempos: 

“Esto también pasará”.

El prisionero triste


Otra de las historias trata de un hombre condenado a prisión. En su primer día de cárcel está muy abatido y al llegar a su celda, al lado de la cabecera del catre, hay escrito en la pared:

“Esto también pasará”.

Era una frase que había escrito un preso anterior.

Al meditar sobre ella, se tranquilizó inmediatamente y en los sucesivos años, cada vez que se encontraba mal, leía y meditaba la frase.

Al final, aquel episodio de su vida pasó, salió de la prisión y se confirmó la sabiduría de la frase. Y esa sabiduría le acompañó hasta el momento de su muerte.

Cuando estaba moribundo junto a su familia, él les dijo:

“Esto también pasará”

Y eso también paso...

La temporalidad de todas las cosas


Estas ideas orientales sobre la impermanencia conectan con la terapia cognitiva, el estoicismo y el cristianismo.

Las cosas y los sucesos cambian, se transforman, aparecen y desaparecen.  Todos y todo está de paso. Nada se queda.

Esto incluye nuestros episodios vitales y nuestras experiencias emocionales. Son transitorias y van cambiando momento a momento.

Quizás ahora algo te desborda, pero eso irá cambiando porque el tiempo pasa inexorablemente. Cualquier suceso o emoción dejará de estar y será un recuerdo.

Tus preocupaciones actuales son un aspecto muy específico de un cuadro muy general. Te enfocas en algo concreto y todo lo demás parece que desaparece. La realidad es otra y mucho más amplia.

En la línea del tiempo de tu vida lo que te pasa ahora, en este momento, es solo un punto concreto. Piensa en lo que te pasaba hace unos años.

¿Cómo lo ves desde la perspectiva del tiempo?

Usar tu capacidad para ponerte en el futuro la puedes usar de forma positiva. Por ejemplo, puedes imaginar que viajas en una máquina del tiempo.


  • ¿Cómo verás este problema en una semana?
  • ¿Cómo verás este problema en un mes?
  • ¿Cómo verás este problema en un año, cinco años, diez años...?


Algunos recomiendan ir hacia el mismo momento de tu muerte.

  • ¿Cómo verías el problema actual si hubiera pasado el tiempo y estuvieras a punto de morir? 

Sin ser tan radical, puedes ayudarte pensando en problemas que tenías hace años, que te preocupaban mucho, pero ahora han pasado y los ves de forma mucho más distante.

Esa sensación puedes aplicarla al problema actual. Ver lo que te ocurre desde la perspectiva del tiempo te ayuda a tomarlo menos en serio.

Es importante tener en cuenta que no consiste en quitar importancia a las cosas y ya está.

La idea es permanecer en un estado de suficiente serenidad como para poder tomar las decisiones más acertadas.

El objetivo final es conducirse y actuar de forma más eficiente.

Conclusión


Ante cualquier problema, situación o desbordamiento emocional  medita la frase:

  “Esto también pasará”

Te ayudará para tomar perspectiva, serenarte y actuar con más claridad.



Referencia:

Brahm, A. (2010). Opening the door of your heart: And other Buddhist tales of happiness.Ed. Hachette Australia.



2 comentarios :

  1. Respuestas
    1. Es verdad. El simple vivir ya deja cicatrices, aunque las cosas vayan bastante bien. El problema es cuando las heridas no cicatrizan y siguen sangrando.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips