Soporte Vital Avanzado

 El soporte vital avanzado es aquel que realizan profesionales sanitarios usando medios  técnicos para intentar recuperar una parada cardiorrespiratoria. Cuando el paciente se recupera, se monitoriza en una Unidad de Cuidados Intensivos.

En la anterior entrada hablo del soporte vital básico (RCP básica) y la utilización del desfibrilador externo automático.  En realidad, el soporte vital avanzado es una prolongación lógica de este.

¿Cómo se procede en el soporte vital avanzado?

Me baso en las últimas guías del Consejo Europeo de Resucitación (ERC) de 2010.

Si la víctima no responde y no respira (o solo boquea ocasionalmente), llamas al Equipo de Resucitación y empiezas inmediatamente la RCP 30:2.

La RCP 30:2 consiste en turnos de 30 compresiones intercaladas con 2 insuflaciones.

Se hace hincapié en la práctica de compresiones torácicas de calidad a una frecuencia de 100 por minuto y minimizando las interrupciones.

Cuando llega el desfibrilador, se evalúa el ritmo. Hay dos opciones:

1-Ritmo desfibrilable: fibrilación ventricular o taquicardia ventricular sin pulso.

2-Ritmo no desfibrilable: actividad eléctrica sin pulso o asistolia.

1-El caso de ritmo desfibrilable se procede a una descarga y se reinicia inmediatamente la RCP durante 2 minutos. 

Tras esos 2 minutos se procede a evaluar el ritmo otra vez. 

Si sigue siendo desfibrilable, se procede a otra descarga, se reanuda inmediatamente la RCP 2 minutos y se revalúa otra vez. Así sucesivamente.

Tener en cuenta que mientras se carga el desfibrilador se debe seguir con las compresiones y solo se interrumpen en el momento de la descarga.

2-En el caso de ritmo no desfibrilable se procede inmediatamente a realizar la RCP durante 2 minutos y se evalúa el ritmo otra vez.

Si sigue siendo no desfibrilable, se sigue con RCP en ciclos de 2 minutos revaluando el ritmo cada vez.

Si en algún momento el ritmo es desfibrilable, se realiza la descarga y se sigue con RCP 2 minutos para revaluar otra vez.

Uso de fármacos

El fármaco principal es la adrenalina. 

1-En caso de ritmo desfibrilable se introduce 1 mg de adrenalina intravenosa tras la tercera descarga y mientras estás haciendo la RCP.  En caso de no poder usar la intravenosa se recomienda la intraósea y no la intratraqueal.

Si sigues con ritmos desfibrilables, pones 1 mg de adrenalina intravenosa cada 3 a 5 minutos.

Se recomiendan 300 mg de amiodarona tras la tercera descarga.

2-En caso de ritmo no desfibrilable, se pone 1 mg de adrenalina intravenosa de entrada y después cada 3 a 5 minutos de RCP.

En la asistolia y la actividad eléctrica sin pulso ya no se recomienda la atropina.

Cuando se proceda a la intubación endotraqueal, la interrupción de las compresiones ha de ser mínima y ha de realizarse por parte de personal entrenado.

Si está intubado, no hace falta sincronizar las ventilaciones con las compresiones. Sigues con 100 compresiones/minuto y 10-12 ventilaciones/minuto no sincronizadas entre ellas.

Se deben descartar las causas reversibles de la parada cardiorrespiratoria para poder proceder a corregirlas.

Aquí dejo una imagen con las causas y el vídeo con la explicación.

Recuerda que esto es solo un pequeño repaso y que no suple una formación reglada.

parada cardiorrespiratoria, causas reversibles

» Vídeo completo sobre electrocardiograma.
http://youtu.be/SLe281LBBRU


Dr. Alberto Sanagustín
@alsanagust
Sígueme en Facebook
Sígueme en Google+
Suscríbete al canal de Medicina

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *