Lumbalgia: tipos, síntomas y tratamiento

El término lumbalgia significa dolor de la zona lumbar, es decir, la parte baja de la espalda. Muchas veces también se usa la palabra lumbago.

Es muy importante porque es el dolor de espalda más frecuente.

El problema es que el término lumbalgia solo nos dice lo que ya sabemos, pero nada sobre la causa del dolor lumbar o su posible remedio.

columna cervical, dorsal, lumbar y sacrococígea
Columna vertebralBy Jmarchn – Treball propi, CC BY-SA 3.0

Tipos de lumbalgia

Los dolores de la parte baja de la espalda se pueden dividir en varios tipos según la posible causa:

  • Lumbalgia mecánica.
  • Lumbalgia inflamatoria
  • Lumbalgia radicular
  • Lumbalgia referida.

Vamos a ver qué significa cada uno de estos términos y qué nos dicen acerca de las causas.

  • Más de un 80 % de las veces el dolor de espalda bajo es una lumbalgia mecánica y es inespecífica.

Esto significa que aparece principalmente con los movimientos y mejora en reposo.

Este es un tipo de dolor lumbar bajo ocasionado por una lesión en alguno de los músculos y ligamentos de la zona.

Puede ser causado por una distensión tras algún movimiento brusco.

Puede deberse a una sobrecarga debida a una postura forzada que se ha mantenido en el tiempo.

A veces, la base del dolor puede ser una alteración en la postura por problemas en la estructura de la columna vertebral.

La falta de tono muscular lumbar por sedentarismo o falta de actividad física regular es otro factor predisponente.

Es frecuente encontrar pacientes que sufren de lumbalgia tras hacer esfuerzos extremos o simplemente por agacharse a levantar un objeto de forma incorrecta.

Cuando la persona sufre de lumbalgia mecánica aguda (inferior a 6 semanas) y solo presenta el dolor en la zona lumbar, suele resolverse espontáneamente en menos de 2 semanas en el 70 % de los casos.

  • En otras ocasiones tenemos dolores lumbares inflamatorios o también llamados secundarios. Son dolores lumbares bajos considerados específicos porque hay una causa concreta que los origina.

Estas causas pueden ser inflamatorias como la espondilitis anquilosante, infecciosas como la osteomielitis o tumorales vertebrales benignos o malignos.

  • La lumbalgia radicular es un tipo específico de dolor de espalda inferior que es debido a la presión de la raíz de un nervio cuando sale de la zona entre las vértebras.

La causa suele ser una hernia discal. El área de dolor seguirá el trayecto del nivel del nervio pinzado.

  • El dolor lumbar referido es  un dolor de espalda bajo que no se originan a nivel de vértebras o articulaciones de la zona lumbar.

Su origen puede estar articulaciones más alejadas como las articulaciones de la cadera.

También puede ser debido a problemas como los cólicos nefríticos por obstrucción en la vía urinaria o dolores intestinales que pueden irradiarse hacia la zona lumbar.

  • Hay otras causas muy evidentes y que pueden ser origen de dolor lumbar como pueden ser los traumatismos: caídas, agresiones, accidentes de tráfico o laborales.

¿Qué es la lumbociatalgia?

Es cuando la lumbalgia se asocia a una irritación del nervio ciático.

Los síntomas como dolor de la zona lumbar se prolonga hasta la nalga, la pierna e incluso el pie.

Se considera que hay ciatalgia cuando el dolor que se irradia alcanza la zona de la pierna inferior a la rodilla.

El médico hará las exploraciones correspondientes para comprobar si hay síntomas de afectación del nervio ciático.

Cuando se habla específicamente de ciatalgia o ciática el dolor es constante (la misma intensidad a pesar del transcurso de los días) y es peor en la pierna que en la zona lumbar.

Lumbalgia, dolor lumbar. dolor de espalda bajo

¿Qué tratamientos existen para las lumbalgias?

Como he dicho antes, la mayoría de lumbalgias mecánicas o simples suelen desaparecer sin mayores problemas en dos o tres semanas.

También existen métodos para su recuperación en menos tiempo como el por ejemplo el uso de antiinflamatorios (ibuprofeno, esteroides orales), con el objetivo de reducir la inflamación local que puede ser principal causante del dolor lumbar.

Asimismo, se pueden añadir relajantes musculares, para tratar las contracturas o espasmos musculares que pueden asociarse a la inflamación.

Por otro lado, están los masajes, efectuadas para aflojar músculos contraídos y que deben ser realizados por profesionales.

En algunos casos del lumbalgia están las terapias con calor, que ayudan al flujo idóneo de sangre y mejoran el dolor.

En otros casos, puede ser útil la aplicación de frío seco o compresas frías, con el fin de reducir la inflamación.

Habrá que adaptar el tratamiento a las características del paciente.

¿Hay que hacer reposo absoluto?

Cuando el paciente sufre de lumbalgia, es normal hacer reposo para recuperarse.

El problema es que si se hace excesivo reposo, se dejan de usar esos músculos de la parte baja de la espalda y puede causar más lumbalgia.

¿Por qué?

Al no usar esa musculatura (por el dolor), se debilita y no proporciona el soporte necesario para la columna.

Lo que se aconseja es un reposo relativo de forma que cuanto antes se proceda a la movilización.

¿Cuándo debemos acudir a un especialista?

Si es un dolor es leve, quizás no vale la pena consultar al médico.

Ya he comentado que la mayoría de lumbalgias suelen ser benignas y desaparecen en unos pocos días.

Si has sufrido un dolor de mayor intensidad y ha sido invalidante, no queda más remedio que consultar a tu médico de referencia.

De todas formas, no es recomendable el tratarse a uno mismo con medicamentos.

También hay que tener en cuenta que algunas lumbalgias que son  urgentes o potencialmente urgentes y requieren una atención inmediata.

Por ejemplo:

  • Traumatismos graves o incluso leves en personas con osteoporosis.
  • Fiebre con escalofríos, pérdida de peso inexplicada.
  • Pérdida de fuerza en las piernas.
  • Incontinencia vesical o intestinal, dolores abdominales fuertes y constantes.

En estos casos lo más recomendable es asistir inmediatamente al médico para observación y valoración.

¿Cómo prevenir la lumbalgia?

Existen una serie de recomendaciones lógicas para que evitar o minimizar el riesgo de que padezcas una lumbalgia.

1. No mantengas la misma posición por mucho tiempo: ¿Qué es mucho tiempo? El tiempo promedio que debemos evitar pasar en una misma posición, es de dos horas.

2. Mantente en un peso ideal: La lumbalgia puede ser causada por varias motivos, pero para  disminuir las posibilidades debemos mantener un peso ideal, dentro de nuestra constitución. Consulta a tu proveedor de salud para poder ajustar tu peso.

3. No realices movimientos bruscos. Los movimientos bruscos son en gran parte una de las principales causas de lumbalgia.

La personas sedentarias (en baja forma física) realizan movimientos bruscos que pueden causar lesiones en la parte baja de la espalda.

4. Para evitar la lumbalgia debemos hacer ejercicio para ejercitar la musculatura lumbar.  Otro grupo muy importante de músculos que debemos entrenar son todos los músculos de la zona abdominal.

Contacta con tu centro sanitario de referencia para que te den las recomendaciones de ejercicios más adecuadas para ti.

Conclusión

La lumbalgia o dolor de la parte baja de la espalda suele ser muy molesto, pero  se puede prevenir en cierta medida.

Cuando aparece, suele ser un problema leve de tipo mecánico que tiende a desaparecer en poco tiempo.

Si el dolor lumbar es invalidante, ha aparecido tras un traumatismo o tiene algunos de los síntomas de gravedad que he comentado antes, debes ponerte en contacto con un centro médico.

Recuerda que el contenido de este blog es informativo y que si tienes alguna duda, debes consultar con tu médico de referencia.

Lumbalgia: tipos, síntomas y tratamiento
5 (100%) 2 votes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.