Hipertensión arterial explicada fácil

Si te han diagnosticado de hipertensión arterial a ti o algún familiar, seguro qué tienes dudas y preguntas. Quieres saber qué es, por qué aparece o qué causa puede tener, cuáles son sus consecuencias y cómo se puede solucionar.

Aquí encontrarás respuestas a todas estas preguntas que saciarán tu necesidad de información.

La hipertensión se puede definir como una elevación de la presión arterial mantenida en el tiempo, pero para entender este concepto habrá que entender qué es la presión arterial.

¿Qué es la presión arterial?

La presión arterial es la fuerza que la sangre ejerce contra las paredes de los vasos sanguíneos.

Si queremos concretar más, podemos decir que la tensión arterial es el resultado del volumen de sangre que el corazón expulsa con cada latido cardíaco respecto a las resistencias periféricas que encuentra en las arterias.

¿Qué es la hipertensión arterial?

Es una situación en la cual los valores de esa presión arterial exceden lo que está normalmente aceptado como máximo y además de forma sostenida durante el tiempo.

El corazón late y va bombeando sangre a todo el cuerpo para que llegue oxígeno y nutrientes a nuestras células.

Conforme la sangre circula va presionando las paredes de los vasos sanguíneos.

Los vasos sanguíneos que salen del corazón son las arterias. A la fuerza con la que la sangre está empujando las arterias se la llama presión arterial.

En el caso de que esa presión arterial sea excesiva hablamos de hipertensión arterial y predispone a sufrir ataques cardíacos y accidentes vasculares cerebrales.

La presión arterial no es algo constante. Va variando durante el tiempo según las necesidades del organismo. No es lo mismo estar descansando en la cama que hacer un ejercicio físico vigoroso.

Es importante que te mires la presión arterial en alguna ocasión. Si ves que es elevada en varias ocasiones, deberías controlarla.

El problema de la hipertensión es que con el tiempo puede tener unas consecuencias negativas en diferentes órganos y dar lugar a complicaciones severas.

La hipertensión arterial prolongada en el tiempo puede dar lugar a ataques cardíacos, ictus y también daño renal.

La hipertensión y las enfermedades cardíacas son problemas de salud a nivel mundial.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) sugiere que el crecimiento de la industria de alimentos procesados ha impactado la cantidad de sal en las dietas en todo el mundo, y que esto desempeña un papel en la hipertensión.

¿Cómo sabes que tienes hipertensión arterial? Diagnóstico

Lo mejor es que tu médico o enfermera mida tu presión arterial y son ellos los que deben decirte si eres o no hipertenso y poner el diagnóstico.

Se mide con una bolsa hinchable que rodea tu brazo y que se une a un aparato que la mide.

Esa presión arterial puede variar durante el día, incluso puede subir porque te la miden.

Eso hace necesario medir la presión en diferentes ocasiones para estar seguros.

Padecer hipertensión arterial no es algo notes. No tiene unos síntomas o síntomas concretos que puedas identificar y saber que eres hipertenso.

La única forma de saberlo es medirte la tensión con algún tensiómetro homologado.

El resultado de la medida se expresa en milímetros de mercurio (mmHg) y se escribe con dos números.

Estas dos cifras son la presión arterial sistólica y la diastólica.

Reciben estos nombres porque la primera coincide con la sístole del corazón y la segunda con la diástole.

La sístole es la contracción del corazón que expulsa la sangre desde el corazón.

La diástole es la dilatación del corazón que aspira la sangre hacia el corazón.

Es la relajación del corazón entre sus latidos.

La cifra de presión arterial sistólica es la cifra más alta porque coincide con esa expulsión de sangre del corazón y la cifra de presión arterial diastólica es la cifra más baja porque coincide con la dilatación del corazón y su relajación.

¿Qué valores de presión arterial podemos considerar elevados?

Las cifras consideradas diagnósticas de hipertensión arterial son iguales o superiores 140/90 milímetros de mercurio (mmHg)

Cifras repetidas superiores de presión arterial sistólica 140 mmHg se consideran diagnósticas de hipertensión, aunque las cifras diastólicas se mantengan por debajo de 90 mmHg

Lo mismo ocurre si tienes cifras de presión diastólica superior a 90 mmHg en repetidas ocasiones. Será diagnóstico de hipertensión, aunque las cifras de presión sistólica se mantengan por debajo de 140 mmHg

Las cifras que se consideran normales pueden variar según tengas enfermedades que te hagan más susceptible a los efectos negativos de la hipertensión como diabetes, infartos de miocardio, enfermedades vasculares cerebrales…

En estos casos las cifras consideradas normales han de ser inferiores a 130/80 mmHg.

Aunque según las últimas guías médicas norteamericanas (American Heart Association) están definiendo ya la hipertensión cifras de presión arterial superior a 130/80 mmHg.

¿Qué es la automedida de la presión arterial (AMPA)?

Consiste en usar un tensiómetro para tomarte la presión en tu casa y registrarla.

Es muy interesante porque ayuda al diagnóstico en los casos dudosos y facilita ajustar la medicación.

¿Que es la monitorización ambulatoria de la presión arterial (MAPA)?

Es una prueba que consiste en medir la presión arterial a intervalos periódicos durante un día entero y en tu vida cotidiana.

Se usan aparatos portátiles con un manguito que se pone en el brazo y se conecta a una grabadora que van registrando de forma automática la presión arterial. El manguito se infla de forma intermitente para medir la presión gracias a un motor.

Al final, la información grabada se descarga en un programa de ordenador que visualizará el registro.

Posteriormente el médico lo analizará para valorar las presiones arteriales del paciente en 24 horas y así poder afinar el diagnóstico.

¿Qué síntomas y signos pueden dar la hipertensión?

A veces se habla de posibles síntomas iniciales de hipertensión arterial como dolor de cabeza (cefalea), mareos, dolor torácico, dificultad respiratoria, etc., pero no está claro que tengan relación.

En más de una ocasión he encontrado con pacientes que presentaban cifras muy altas de presión arterial y no presentaban síntomas.

Esa falta de síntomas precoces dificulta la detección inicial de la hipertensión.

Precisamente etiqueta como el “asesino silencioso” porque no da síntomas durante largo tiempo hasta que se manifiestan sus efectos nocivos en diferentes órganos.

Numerosos estudios controlados nos indican que controlar y tratar adecuadamente la hipertensión es importante para prevenir numerosas enfermedades relacionadas con su efecto nocivo en el lecho vascular como puede ser infarto miocardio, la insuficiencia cardiaca, accidentes cerebrovasculares, problemas renales y también lesiones oculares.

La hipertensión también va afectando en la retina y puede acabar afectando la agudeza visual.

No da síntomas iniciales y durante mucho tiempo, pero empieza a dar síntomas cuando ya ha hecho bastante daño. Por eso es muy importante la detección precoz y su tratamiento.

¿Qué tipos de hipertensión podemos encontrar?

En la mayoría de los casos nos encontramos con hipertensión ligera.

Hay un porcentaje de hipertensos moderados y un porcentaje relativamente escaso de hipertensos severos.

¿Cuáles son las causas de la hipertensión arterial?

Las causas de la hipertensión son desconocidas en la mayor parte de los casos.

En medicina hablamos de hipertensión esencial y de hipertensión secundaria.

Consideramos que en el 95 % de los casos la hipertensión arterial es esencial porque no conocemos la causa.

Mientras que en un 5 % la causa de la hipertensión sí es conocida y se llama hipertensión secundaria.

La exploración y la analítica de rutina que pide el médico en su estudio van encaminadas a descartar causas secundarias, así como posibles lesiones en los órganos.

En el caso de la hipertensión arterial esencial se habla de que el origen es multifactorial. Esto es una forma de decir que hay múltiples factores que contribuyen a la hipertensión.

Se ha visto que hay una influencia hereditaria, pero también influyen factores ambientales como los hábitos dietéticos, por ejemplo, elevada ingesta de sal o de alcohol.

Otros factores importantes son el exceso de peso, la vida sedentaria o ser fumador.

El 5 % hipertensiones secundarias pueden ser debidos a:

– Insuficiencia renal crónica (o enfermedad renal crónica)

-Enfermedad renal vascular: son las estenosis (estrechamientos) arterias renales por arteriosclerosis o displasia fibromuscular

-Coartación de la aorta: estrechamiento de la aorta.

-Enfermedades endocrinas como el feocromocitoma (tumor de la médula suprarrenal), hiperaldosteronismo primario, enfermedad de Cushing, el hipo o hipertiroidismo, el síndrome de apnea del sueño.

-El alcohol es un elemento tóxico importante a tener en cuenta.

-Los fármacoas también pueden contribuir: antinflamatorios no esteroideos (AINE), anticonceptivos orales, corticoides, anabolizantes, antidepresivos triciclícicos, fenotiacinas.

La lista de causas es más larga, pero cada una contribuye muy poco al total.

¿Se puede curar la hipertensión?

La respuesta está relacionada con las causas.

En el 95 % de la situación de hipertensión esencial de origen desconocido tenemos una hipertensión tratable, pero no curable.

En el otro 5 % de los casos, en los cuales las causas sí se conocen, tratando la causa también tratamos definitivamente la hipertensión.

¿Qué efectos negativos tienen la hipertensión arterial?

Las consecuencias de la hipertensión arterial sobre el sistema cardiovascular son muchos y perjudiciales.

El efecto de la hipertensión en el corazón es hacer que trabaje en exceso con lo cual se produce una hipertrofia del ventrículo izquierdo.

Esta hipertrofia ocasiona que aumenten las necesidades de consumo de oxígeno del músculo cardíaco (miocardio) y hace que el corazón se debilite.

Por una parte esta debilidad puede acabar desencadenando a largo plazo una insuficiencia cardíaca.

Por otra parte, la hipertensión arterial lo que haces que se endurezcan en las arterias al estar sometidas a una mayor presión y facilita que otros factores de riesgo coronario o de riesgo cardiovascular actúen en perjudicialmente sobre los vasos sanguíneos.

Esto significa que pueden darse obstrucciones coronarias (arterias que llevan sangre al músculo cardíaco) dando lugar a anginas de pecho o infartos agudos de miocardio.

La asociación del tabaquismo con elevación del colesterol e hipertensión arterial hace que sea mucho más fácil que se desencadenen formen coágulos y obstrucciones arteriales.

A su vez, el tabaco, la obesidad y el sedentarismo facilitan que se desarrolle la hipertensión arterial.

La hipertensión también actúa sobre el sistema nervioso. Pueden dar lugar a accidentes vasculares cerebrales como hemorragias, trombosis y embolias.

Afecta al riñón por la arteriosclerosis que llega a causar en pequeñas arterias. Esto lesiona las estructuras de filtrado y llegar a dar una insuficiencia renal.

Otro efecto a tener en cuenta es a nivel ocular, sobre todo la retina. Es progresivo y el mecanismo de lesión es similar a los casos anteriores.

Para mantener las cifras normales de tensión arterial un aspecto muy importante es la dieta.

Generalmente la dieta pobre en sal o de alimentos ricos en sodio como las conservas y además un factor importante es el control del peso.

Se sabe que la obesidad facilita el desarrollo de la hipertensión arterial.

Desgraciadamente la mayoría de las personas que están diagnosticadas hipertensión arterial finalmente necesitan tratamiento, pero la buena noticia es que existe muchos fármacos capaces de controlar la tensión efectiva en reducir las cifras de presión arterial y que además tienen demostrar eficacia en prevenir el desarrollo enfermedades cardiovasculares.

El problema es que muchas veces nos confiamos y una vez que el enfermo consigue contar cifras normales de tensión arterial en alguna determinación abandona la dieta o reduce espontáneamente la medicación. Esto es un error porque el efecto beneficioso de la tensión normales cuando se mantiene durante largos periodos de tiempo.

¿Cómo se controla y trata la hipertensión arterial?

Lo mejor es que hables con tus profesionales sanitarios de referencia para que te indique la mejor manera de controlarla.

Es importante hacerse responsable de la propia salud. Tu enfermera o tu médico pueden darte recomendaciones, pero eres tú el que debes ponerlas en práctica.

Las recomendaciones hacen referencia a cambios en el estilo de vida y, si es necesario, consumo de medicación.

Cambios en el estilo de vida

  • Menos sal, más ejercicio, control de peso,
  • Dejar el tabaco y otros hábitos tóxicos.

Fármacos

Muchos pacientes no tienen sufienciente con cambiar su estilo de vida y necesitan controlar su hipertensión con medicación.

Cuidado. Tomar medicación no implica descuidarse del cambio de hábitos. La medicación se añade a un estilo de vida saludable.

Conclusión

  • La hipertensión arterial es un problema de salud serio y muy frecuente.
  • La mayoría de veces no da síntomas, pero con el paso del tiempo puede tener consecuencias muy negativas.
  • Es muy importante su control y para ello hay tratamientos  efectivos.

¡Cuídate!

Hipertensión arterial explicada fácil
5 (100%) 3 votes

Una respuesta a “Hipertensión arterial explicada fácil”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.