Fonendoscopios y estetoscopios en medicina

¿Necesitas un fonendoscopio?

Te hablaré con extensión sobre esta herramienta básica para el ejercicio profesional del médico y otros profesionales sanitarios.

El fonendoscopio, coloquialmente  “fonendo”, es más que un utensilio usado en medicina.

Es un elemento fascinante que se ha transformado en un símbolo del ejercicio del médico.

Si vemos a alguien con una bata blanca y un fonendoscopio (o estetoscopio) alrededor del cuello, asumimos que es un médico, pero no siempre es así…

fonendoscopio, médico

Aunque los “fonendos” se ha identificado tradicionalmente con el médico, son una herramienta muy usada por otros profesionales sanitarios como enfermería o paramédicos.

Y no sólo por ellos, sino también por profesionales de otras ramas como la veterinaria.

fonendoscopio, veterinaria

En realidad, podemos considerar el fonendo como un símbolo de todos los profesionales de la salud ya que suelen usarlo con asiduidad.

Es tal su fuerza que ha llegado a crear un condicionamiento que puede contribuir a dar confianza al paciente.

Llegados hasta aquí te preguntarás…

¿Qué puedo encontrar de utilidad en este artículo?

Encontrarás información sobre estos fascinantes instrumentos médicos y su manejo en la práctica clínica. Por ejemplo:

  • Qué son los fonendos.
  • Qué componentes tienen.
  • Cómo y para qué se usan.
  • Cómo utilizarlos correctamente para sacarles el mayor partido posible y conseguir la información que necesitas.
  • Qué modelos son los mejores para ti y cómo decidir cuál es el mejor en tus circunstancias

Durante esta introducción ha asumido que sabías qué es un fonendo, pero puede que tengas una noción imprecisa…

¿Qué es un fonendoscopio (estetoscopio) y para qué sirve?

El fonendoscopio lo podemos definir como un instrumento médico que usamos rutinariamente para escuchar los sonidos internos del organismo humano.

Esto se debe a la capacidad que tiene esta herramienta de amplificar los sonidos.

Los sonidos internos que buscamos con el fonendo durante la exploración física pueden ser:  cardíacos, pulmonares o intestinales.

También podemos buscar soplos arteriales.

A todo este procedimiento lo llamamos auscultación.

Auscultación pulmonar
 Auscultación pulmonar

Ten en cuenta que, aunque aquí hablaré de su aplicación en seres humanos,  el estetoscopio ya he comentado que también es útil en veterinaria para el estudio de los sonidos internos de los animales.

Hasta aquí muy bien, pero a poco que hayas investigado sobre el tema habrás visto que aparecen dos términos de forma repetida: fonendoscopio y estetoscopio.

¿Qué diferencia hay entre un estetoscopio y un fonendoscopio?

Normalmente se suelen usar ambos términos de forma intercambiable.

En España suele usarse más el término fonendoscopio y en latino-américa el término estetoscopio.

Mi tendencia es llamarlo fonendoscopio o el coloquialmente “fonendo”.

Si profundizamos un poco más y consultamos el Diccionario de la Real Academia de la Lengua,  vemos una definición más general para el estetoscopio.

El concepto de  estetoscopio ser refiere a un instrumento genérico para escuchar sonidos del cuerpo y el fonendoscopio es  más un subtipo de estetoscopio  con la forma  habitual a la que estamos habituados: tubos de goma y dos auriculares.

Si somos estrictos, el fonendoscopio es un tipo más específico de estetoscopio y es el se que se usa en medicina.

De todas formas,  ya he comentado que se usan ambos términos de forma intercambiable y en latino-américa se usa más  el término estetoscopio.

¿Quién inventó el fonendoscopio?

Es una historia fascinante que empieza durante el siglo XIX con el médico francés René Laënnec.

Aunque según la definición anterior,  lo que inventó fue un estetoscopio precursor del fonendosopio actual.

En septiembre de 1826 durante un paseo vio a dos niños que jugaban enviándose señales a través de un tronco de madera y una alfiler.

Uno de los niños ponía un oído en un extremo y recibía los sonidos amplificados de la aguja con la que el otro niño rascaba el extremo opuesto del tronco.

Ese mismo año tuvo una paciente joven que debía explorar con más profundidad ya que con la palpación y percusión no obtenía suficiente información.

En esa época, para profundizar más en los sonidos cardíacos y pulmonares el médico ponía la oreja directamente sobre el tórax del paciente.

Esto podía ser embarazoso por pudor, falta de higiene de algunos pacientes y la dificultad para captar los sonidos en pacientes obesos.

En este caso la vergüenza de la situación fue un factor de determinante para buscar una solución alternativa

Laënnec recordó la situación que había observado a los niños enviándose señales a través de un tronco de madera y se le ocurrió enrollar una hoja de papel y escuchar los sonidos del pecho de la paciente a través de ese tubo.

Las sorpresa fue que no sólo evitó la situación de pudor, sino que los sonidos se oían con más claridad e intensidad.

Laënnec se pasó los tres años siguientes ensayando tubos fabricados con diferentes materiales y usándolos para escuchar los sonidos torácicos de pacientes.

Al final se decantó por un tubo hueco de madera de 25 centímetros de largo y 3,5 centímetros de longitud.

estetoscopio, Läenec
          Estetoscopio de Läenec

      By Science Museum London / Science and Society Picture Library – Laennec’s stethoscope, c 1820.Uploaded by Mrjohncummings, CC BY-SA 2.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=28024289

Este fue el primer estetoscopio y tenía un aspecto semejante a una trompeta.

Era monoaural porque el médico sólo podía escuchar por un oído.

Las conclusiones de Laënec en base a los sonidos cardíacos y pulmonares las iba confirmando con los resultados de las autopsias.

En 1819 se decidió a publicar su libro “De l’auscultation médiate ou Traité du Diagnostic des Maladies des Poumon et du Coeur” en donde expuso sus observaciones y hallazgos.

auscultación, Laenec

 

Parece ser que en 1829 ya se describió algún primitivo estetoscopio binaural, pero fue en 1851 cuando el médico irlandés Arthur Leared inventó el primer estetoscopio binaural propiamente dicho y en 1852 George Carmman perfeccionó el producto para uso comercial.

Ya en 1940, Rappaport y Sprague diseñaron un nuevo fonendoscopio que tenía un lado para el explorar el aparato circulatorio y otro para el aparato respiratorio.

El Rappaport-Sprague fue fabricado por Hewlett-Packard, y más tarde por Philips.

A principios de los años 60, el profesor David Littman de la Harvard Medical School creó un nuevo fonendoscopio más ligero que los anteriores y que se ha ido perfeccionando en diferentes modelos y ahora es ampliamente usado.

¿De qué partes consta el fonendo y para qué sirven?

El fonendoscopio actual básicamente está formado por dos tubos de goma que por un lado terminan en dos olivas que se adaptan al oído y por otra parte siguen por un tubo único (o dos unidos) que acaba en un receptor torácico que suele constar de una campana y un diafragma.

Éstos dos últimos son los que contactan con el paciente y amplifican los sonidos de la auscultación.

Según el fabricante puede variar la forma en que usan la terminología de los componentes del fonendoscopio, pero en líneas generales coinciden bastante.

Sus partes específicas son: binaural (olivas, arcos metálicos), tubuladura, vástago y receptor auscultador o pieza torácica (campana y diafragma o membrana).

Componentes del fonendoscopio
                                             Partes del fonendoscopio

Binaural:

Es el auricular que está compuesto por dos tubos metálicos, el muelle y las olivas. Los dos tubos metálicos se ajustan a los tubos de goma.

Olivas:

Es la parte del binaural que se adapta a los oídos al sanitario que está explorando al paciente.

Suelen ser goma o plástico.

El objetivo es su correcta adaptación a los oídos para que sean cómodas y bloqueen los ruidos exteriores.

Arcos metálicos:

Cada oliva se inserta en una de estas piezas de metal.

Como su nombre indica, tienen forma de arco para que esa angulación permita que las olivas se adapten bien a los oídos del profesional, pero sin causar incomodidad.

La tensión del muelle se puede adaptar aumentándola con la separación de los arcos o disminuyéndola con su separación.

Tubuladura:

Es el tubo que conecta los arcos con el receptor auscultador.

Puede tener forma de de cono, Y o de H según se unan en un tubo o sigan los dos tubos hasta el final.

Es decir, los fonendos pueden tener tubos simples o dobles. Algunos son “ dos en uno” de forma que si haces un corte transversal al tubo puedes ver los orificios de dos tubos interiores.

El tubo es flexible, hueco, con una longitud de 30 a 40 centímetros y fabricados de materiales pensados para una buena transmisión del sonido.

El objetivo es evitar la interferencia con ruidos externos o rozamientos.

Vástago:

El la pieza de conextión de la tubuladura del fonendoscopio con el receptor auricular.

En muchos modelos el vástago se puede rotar para seleccionar el uso de la campana o el diafragma.

Receptor auscultador (o pieza torácica):

Es la parte que se sirve que sujetas y pones sobre al piel del paciente en la exploración.

Suele constar de campana y diafragma:

Campana:

Suele estar rodeada por un anillo de goma. El anillo sirve para evitar el frío del metal directo sobre la piel del paciente.

Se usa para captar sonidos de alta frecuencia durante la auscultación.

Diafragma (o membrana)

Se encuentra en la parte opuesta de la campana.

Es una membrana de plástico plana y más amplia.

Sirve para captar sonidos de alta frecuencia.

Algunos fonendoscopios tienen una membrana de doble frecuencia.

Significa que si presionas suavemente sobre la piel, oirás sonidos de baja frecuencia y silo presiones con más firmeza, escucharás altas frecuencias.

Esto permite que haya fonendos con una pieza torácica con una parte grande y otra pequeña.

Son dos diafragmas, el grande para adultos y el pequeño para para niños.

¿Cómo se usa el fonendoscopio?

Hay unas normas generales a tener en cuenta:

1- Intenta estar en un lugar tranquilo sin muchos ruidos para que ambos estén cómodos.

2-Normalmente el paciente estará sentado para auscultar el corazón o pulmón y en decúbito supino para auscultar el abdomen.

3-Recuerda que los auriculares deben dirigirse hacia delante, en la misma dirección que tu conducto auditivo.

4-Ajusta el binaural (los arcos metálicos con las olivas) separándolos o acercándolos para que se adapten a la distancia entre tus pabellones auriculares.

Procura que no estén ni flojos ni demasiado apretados.

5-Procura que las olivas se ajusten bien a tus oídos.

6-Procede a auscultar aplicando el receptor auricular directamente sobre la piel.

7-Usa el diagrama o la campana según quieres oír sonidos de alta o baja frecuencia.

8-Tomarás nota en la historia clínica del resultado de la auscultación.

En el caso  de auscultación cardíaca escucharás el primer y segundo ruido. A veces también el 3º y 4º ruido y hay que fijarse en si hay soplos valvulares o roces pericárdicos.

En la auscultación pulmonar lo normal es oír el murmullo vesicular, pero a veces puede estar disminuido o puede haber sonidos claramente patológicos como roncus, sibilantes y crepitantes  o roces pleurales.

En la auscultación abdominal nos encontramos con los ruidos peristálticos que pueden ser normales, aumentados o disminuidos y también soplos.

En otras partes de esta web explicaré cómo analizar los sonidos captados en cada  uno de estos tipos de auscultación.

Modelos de fonendoscopios

Hay muchos tipos de estetoscopios en el mercado fabricados por diferentes empresas.

La marca de fonendo más conocida es la Littmann, pero tenemos otras marcas  como Riester, Sprague-Rappaport, Prestige medical, Primacare, Adscope, ADC, Welch Allyn, ultrascope, maxiscope, Ekuore, Akord pro, etc.

Los fonendoscopios tradicionales y más usados son de tipo acústico que son los que he explicado hasta aquí.

En los últimos años han aparecido los fonendos electrónicos. 

Tienen baterías recargables, amplifican los sonidos transmitiéndolos en forma de señales eléctricas. Pueden ser inalámbricos y tener un sistema de grabación.

Otro tipo  es el estetoscopio de Pinard.

Sirve para auscultar los latidos fetales durante el embarazo. Tiene el aspecto de una trompeta.

La ecografía Doopler se considerada estándar, pero en muchos lugares sigue usándose el Pinard porque es una alternativa mucho menos costosa.

Qué modelo de fonendoscopio comprar

Es importante que cuando tomamos la decisión de comprar un fonandoscopio tengamos una idea de qué necesitamos para tomar la decisión adecuada.

Cada uno de nosotros tiene unas necesidades concretas y hay que adaptarse a ellas. No es lo mismo ser un estudiante de medicina o enfermería que un médico de familia, un pediatra o un cardiólogo.

Aquí voy a reflexionar acerca del tema y veremos cómo tomar la decisión más adecuada. Es una decisión importante porque es posible que el fonendoscopio que compres te acompañará durante largo tiempo.

¿Qué modelo es el mejor para ti?

Esta es la pregunta que respondo en el siguiente apartado.  Para tomar una decisión es importante el análisis de diferentes tipos de estetoscopio y su relación calidad-precio.

Cómo elegir el mejor fonendoscopio para comprar

La decisión de comprar tu primer fonendoscopio o cambiar el antiguo por uno nuevo puede ser complicado.

Auscultar ruidos cardíacos, respiratorios o digestivos es una tarea muy importante para el médico clínico y, por consiguiente, adquirir un fonendo que se alinee con tus objetivos es fundamental.

Voy a dar algunos criterios que te pueden ayudar a tomar la decisión que más se adapte a ti.

En primer lugar, pregúntate:

Por qué quiero comprar el fonendoscopio y con qué objetivo

Si eres un estudiante que está empezando medicina o  enfermería y todavía no sabes distinguir entre los diferentes ruidos cardíacos o pulmonares, lo mejor es comprarte una fonendoscopio sencillo y no complicarte la vida.

Si tu objetivo es solo presumir y usarlo de collar, nadie lo impedirá, pero creo que es un gran desperdicio… Espero que no sea el caso.

Repito: a no ser que te regalen un fonendoscopio de alta gama, para un estudiante lo mejor es comprar lo básico. No tiene sentido que un estudiante tenga un fonendoscopio más potente que los médicos adjuntos.

Un fonendo sencillo tiene sus ventajas

Permitirá que afines tu oído para trabajar con sonidos con poco detalle y así aprenderás a identificarlos en las condición más difíciles.

Eso te dará una experiencia muy buena para después sacar más partido a otros fonendos  de más calidad.

Además, si has invertido poco, que lo pierdas, te lo roben o se rompa no será tan doloroso.

Finalmente, como no sabes si en el futuro  te dedicarás a la clínica, hacer una gran inversión puede no ser la mejor decisión.

Ventajas de un fonendo más sofisticado

Si tu objetivo es mejorar un conocimiento que ya tienes, deseas profundizar en la auscultación, fortalecer el preceso diagnóstico en situaciones más complejas y aplicarlo a tu vida profesional, invierte un buen equipo identificando tus necesidades.

Un médico que va a trabajar en un servicio de urgencias, un departamento de cardiología o una UCI, puede que valga la pena que valore comprar modelos más sofisticados.

En este caso, seguramente necesitarás un fonendoscopio que sea más sensible, fabricado con los mejores materiales y que pueda detectar los sonidos cardíacos más sutiles y difíciles de captar.

En caso de que vayas a trabajar en un centro que no esté muy especializado no necesitarás un fonendoscopio que sea muy sofisticado.

En las situaciones habituales los pacientes que debas auscultar no estarán en situaciones tan graves como los de una UCI o un servicio de urgencias.

Estos casos quizás la mejor opción sea un fonendoscopio de gama media.

Características a valorar

Antes de adquirir uno es importante conocer, qué características han detener sus diferentes componentes.

Según tus circunstancias valora si tiene campana simple o múltiple, diafragma con o sin filtros acústicos, tubuladura sencilla o doble, acústico o electrónico,…

El mejor fonendo es el que sea más cómodo, amplié los sonidos que exploras y los aísle bien del ruido ambiental.

Es mejor que las olivas sean blandas o superblandas porque sellan mejor el orificio del oído y son mucho más agradables.

En alguna ocasión no tenía mi fonendo a mano y me he visto obligado a usar alguno de los que se proporcionan gratuitamente en los centros.

Todavía recuerdo el dolor en los orificios auditivos debido a la dureza de las olivas…

Los arcos metálicos deben estar sellados a la tubuladura para que mantengan la posición hacia delante y así se ajusten a la dirección del conducto auditivo.

Cuidado porque si te los pones al revés, no oirás nada.

La parte inicial de la tubuladura se recomienda que tenga forma de cono o V porque transmite mejor el sonido.

Probar antes de comprar

Es recomendable oír los consejos de los que tienen más experiencia, pero siempre hay que probar.

No hay un fonendo que se adapte y vaya bien a todo el mundo.

Puede que uses un fonendoscopio y a ti te vaya bien, pero a otra persona no y viceversa.

A veces el motivo es la comodidad que sientes al manejarlo, pero en otras ocasiones el problema está en la calidad del sonido que escuchas.

Es posible que esto se deba a que cada persona tiene una configuración distinta del canal auditivo y algunos modelos se adapten mejor que otros.

Esto nos lleva a la recomendación inicial: probar antes de comprar. Tiene sentido ¿no?

Por supuesto, limpia con alcohol las olivas antes de usar el fonendoscopio de otra persona.

Al probarlo fíjate en la comodidad que sientes en tus oídos.

Después prueba a escuchar sonidos cardíacos y pulmonares para valorar la calidad con la que captas estos sonidos.

Estos dos aspectos son muy importantes: la nitidez del sonido y el confort en tus pabellones auditivos.

¿Es muy pesado?

Otros aspecto menos importante, pero que también hay que considerar, es lo pesado que lo notas.

Piensa que a muchos profesionales les gusta llevar el fonendoscopio alrededor del cuello o en el bolsillo.

Queremos un acceso inmediato al fonendoscopio cuando estamos con el paciente y vemos que necesitamos auscultar rápidamente el pulmón o el corazón.

Esto implica que hay que llevarlo encima y has de valorar si te ves llevando ese peso durante turnos de 12 horas o más.

¿De qué material está fabricado el fonendo?

No muy lejos del peso hay otro aspecto que hay que tener en cuenta: el material del que está fabricado.

La recomendación general es que el acero inoxidable es el mejor material del mercado ahora mismo.

Es recomendable que la pieza torácica (auscultadora) sea de este material porque tiende a conducir bien los sonidos.

Valora la durabilidad

Pregunta a tus compañeros cuánto tiempo hace que tienen su fonendo y si se ha estropeado, descompuesto, desgastado, rallado, etcétera

Usa la etiqueta con tu nombre porque la gente que los roba, sobre todo los que son caros, para después venderlos por Internet o por otros medios para hacer negocio.

A veces los roban incluso habiéndolos guardado en una taquilla cerrada con llave.

Lo mejor es llevarse el fonendo a casa.

No te dejes engañar por el precio

Puede que te pienses que el fonendo más caro será mucho mejor, pero en la práctica no notes diferencias significativas para tu trabajo.

Fíjate siempre en las críticas y en las revisiones que hacen otras personas en los tiendas online.

Recuerda pedir a un compañero que te deje probarlo antes de comprarlo. Puede que te lleves una sorpresa incluso con los más caros.

Un buen fonendoscopio no te hace buen médico, pero si eres un buen médico puedes sacar un gran provecho de un buen fonendoscopio.

Vídeos

Te dejo un vídeo muy interesante que da una visión general del tema:

Te dejo algunos artículos relacionados que te pueden interesar:

 

Fonendoscopios y estetoscopios en medicina
5 (100%) 2 votes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.