Nueva Era, autoayuda y timos

 Hace unos meses me compré el libro "Los libros de autoayuda. ¡Vaya timo!" del psicólogo Eparquio Delgado.

Me llamó la atención el título. Pensé que sería de interesante lectura y acerté.

Creo que es asequible para cualquier lector y hace una buena crítica a este tipo de literatura.

En realidad, el libro es en sí mismo un libro de autoayuda que te ayuda a no dejarte engañar por los libros de autoayuda. Al menos te ayuda a tener argumentos defensivos que te vacunen contra parte de esta literatura.

El tema de los libros de autoayuda es muy extenso y es difícil la valoración global.

Libro de autoayuda puede ser considerado el mismo libro que comento, pero también este blog tienen un componente de autoayuda.

Un libro de autoayuda puede tratar el tema de ser feliz, perder peso, cómo ahorrar o cómo comprar un piso.

En cuanto a la valoración de calidad, hay de todo: muy bueno, muy malo, mediocre y toda la escala intermedia.

Por supuesto, hay un porcentaje de evaluación de estos libros que siempre es subjetivo.

Nuestra valoración puede depender de tu estado de ánimo, del momento, de lo que necesites, de tus conocimientos previos... Un libro para principiantes será muy malo para un experto.


Autoayuda psicológica


Si nos centramos en los libros de autoayuda con fines psicológicos, también hay de todo.

Hay libros con evidencia de que son efectivos como alguno de los libros de David Burns (psiquiatra cognitivo) o de Steve Hayes (psicólogo ACT).

Otros libros de autoayuda son un cúmulo de citas, tonterías, superchería y frases hechas. La verdad es que la pseudopsicología, la pseudomedicina y la pseudociencia abunda.

En el libro del psicólogo Eparquio se repasan algunos autores y psicologías de dudosa o nula eficacia.

En general estoy de acuerdo con mucho de lo que expone, aunque se pueda matizar  alguna cosa.

No hay que ser un lince para darse cuenta que gran parte de lo que se vende está escrito por gente sin una formación sobre el tema, de dudosas credenciales y teorías sin ninguna base, falsas o que toman prestadas cosas de la psicología científica, las modifican y presentan como algo propio.

Hay un par de puntos en el libro que me sorprenden un poco: uno se refiere la meditación y otro al dualismo de las teorías New Age en contraposición con la ciencia.

Puede que esté equivocado en mis valoraciones en estos puntos y pido perdón de antemano, pero me parece muy interesante comentarlos.

Meditación


Es el famoso mindfulness. A estas alturas esta técnica tiene suficiente evidencia empírica de que funciona.

Cierto que ahora parece que está de moda y se exagera, pero no deja de tener su utilidad. Creo que poco a poco las aguas volverán a su cauce.

El mindfulness es la meditación de siempre, pero aplicada fuera del contexto místico o religioso oriental.

Otra cuestión es que haya profesionales que jueguen con la ambigüedad o que den un paso más allá y mezclen su afiliación con religiones orientales y su actividad con pacientes. Ellos verán lo que hacen.

¿Es necesario usar la meditación en la práctica clínica?

No, pero es una herramienta más.

De hecho, en las terapias contextuales, como el ACT (Terapia de Aceptación y Compromiso), se puede o no puede usar el mindfulness. Y cuando la usan, es en un contexto más amplio.

Criticar que hay un grado de abandono reconocido, no me parece una buena crítica. No creo que el abandono sea mayor que en las técnicas de relajación estándar o en cualquier otro tratamiento.

Si comparamos la meditación con los tratamientos farmacológicos, estos son mucho más fáciles de seguir. Solo consiste en tomar una pastilla. A pesar de todo, hay un alto grado de incumplimiento terapéutico con los medicamentos. Hay estudios que nos dicen que puede llegar al 50 %.

¿Es esto un argumento en contra de los antibióticos?

No, en absoluto.

Por supuesto, se puede y se debe someter al análisis critico la meditación como cualquier otra cosa.

En este mismo blog advierto de lo que creo son algunos peligros del mindfulness.


Nueva Era, dualismo y no-dualismo


Nueva Era, New Age, dualismo
La crítica a la literatura New Age es complicada en el sentido deque es muy extensa.

Hay una sorprendente variedad de pseudociencia tanto en temas médicos como psicológicos. En esto estoy de acuerdo con el análisis expuesto en el libro de Eparquio Delgado.

Hay un punto en el que discrepo.

En varias partes del libro califica el movimiento New Age como dualista en contraposición al monismo de la ciencia. Este es un terreno metafísico muy pantanoso y es más que discutible.

La sensación que tengo es que los practicantes de la Nueva Era son monistas o, según se definen ellos, no-dualistas.

De hecho, el holismo con el que el mismo autor los califica en el libro va en esa línea no-dual o monista.

La verdad es que eso que llaman Nueva Era es demasiado heterogéneo y complejo como para hacer un juicio global.

Quizás estoy sesgado en mis impresiones o por los autores que he podido analizar.

No soy un experto ni mucho menos en este tipo de literatura, pero he leído u oído alguno de los gurús más conocidos y que se centran en aspectos de índole espiritual y psicológica.

Coincido con la idea del libro de que hacen una mezcla de muchas doctrinas y que tienen fascinación por lo oriental.

Asimismo, dentro de la literatura New Age hay autores que son directamente practicantes del budismo, hinduismo o alguna otra religión de este tipo. En este caso no tengo claro se tengan que calificar como Nueva Era. Son practicantes de una religión como podría ser cualquier otra.

Volviendo al tema del dualismo en la Nueva Era.

Como decía, los autores que conozco defienden el no-dualimo, es decir, un monismo.

El énfasis en la idea holista de unidad de todo con el todo va en la línea no-dualista.

Creo que el concepto de Anatta (no-yo) del Budismo es compatible con ese no-dualismo.

Y me parece evidente cuando se definen de forma más o menos clara como Advaitas, Neo-advaitas o budistas Dzogchen.

Algunas referencias en las que me baso y que he tomado de referencia para enterarme de autores y sus filosofías son estas:


Si profundizamos en estas ideas, no veo que en la práctica sean muy diferentes de posturas que se defienden desde posciones materialistas.

Cuando los New Age no-dualistas hablan de iluminación, en último término ser refieren a un proceso de eliminación del "yo".

Por algún mecanismo, que puede o no incluir la meditación, te acabas dando cuenta de que en el núcleo de tu ser no hay nadie (no-yo o Anatta en el budismo) y, en la práctica, eso significa que nadie puede ser iluminado porque no hay nadie para serlo.

Todo es una unidad (holismo) y tenemos la ilusión dual de ser individuos independientes, separados, pero no dejamos de ser una unidad con el todo. Ellos hablan de ilusión de la separación.

La iluminación no es "algo" que le pase a "alguien" porque en el momento en que se produce la "iluminación" deja de haber un “yo”. En realidad, se supone que hay una toma de consciencia de que tampoco antes de la búsqueda había un "yo".

Como decía, estas ideas forman parte del no-dualismo del que hablan y, en último término, me parece similar al monismo materialista.

¿Quién elimina el "yo" en esa “iluminación” o “despertar”?

En realidad, nadie. Como comentaba antes, en este proceso "nadie elimina nada".

Nadie experimenta un “despertar” porque no hay alguien que lo pueda experimentar.

No es un proceso de conseguir algo, sino de perderlo. 

Darse cuenta de que en el fondo no existes, es contradictorio.

¿Quién se da cuenta?

Según estas ideas: nadie.

No había nadie en primer lugar para darse cuenta que no había nadie. Parece un galimatías, pero si lo piensas un poco la idea es bastante simple.

¿Cómo se interpreta todo esto?

Desde estas posturas, se puede interpretar como que ocurren simples cambios procesos, hechos, cosas que pasan, movimiento dentro del todo o la unidad.

De acuerdo con estas ideas, estaríamos en un mundo de las formas superficiales y viviendo en una ilusión de separación que no es real.

-Es como si las olas del mar se creyeran que son independientes o que están separadas del resto.

-Es como si los rayos del sol creyeran que son independientes o que están separados del resto.

-Es como si las dunas del desierto creyeran que son independientes o que están separadas del resto.

En realidad, es como si en el ámbito de lenguaje eliminaras los pronombres personales.


  • Lo correcto no sería decir "yo tengo ansiedad", sino "hay ansiedad".

  • Lo correcto no sería decir "yo soy feliz", sino "hay felicidad".

La ansiedad, la felicidad o el mismo pensamientos serían fluctuaciones del todo que genera una ilusión de individualidad. La ilusión es la percepción de dualidad en una realidad no-dual.

¿Qué diferencia práctica entre el monismo que defienden estos autores y el supuesto monismo materialista de la ciencia?


Si lo llevas a sus últimas consecuencias prácticas, a mi me parece que poco.

Si te lo tomas con humor, a mí me resulta divertido.

Y también puedo entender que para algunas personas sea terapéutico y a otros les siente como un tiro.

Para entender de qué hablo, hay una autor británico New Age que clasifican como Neo-advaita y se llama Tony Parsons. Es bastante menos conocido que los gurús habituales, pero es el no-dualista más directo que conozco.

La primera vez que escuché un vídeo me quedé pasmado. En sus charlas es un alarde de confusión y paradoja. Me recuerda algunas estrategias usadas en la hipnosis ericksoniana.

En mi opinión lleva a sus últimas consecuencias el monismo (no-dualismo) tanto espiritual como materialista.

De hecho, dentro de esta visión no-dual, conceptos como el "libre albedrío" no tienen sentido. Lo curioso es que están en consonancia con argumentaciones usadas en visiones materialistas.

Suelen usar como argumentos los experimentos o teorías de neurocientíficos como Benjamín Libet, Damasio, Gazzaniga y otros. Por ejemplo, en el blog “Evolución y Neurociencias” hay un artículo con título “La ilusión de la voluntad consciente” que va en esa línea y expone la argumentación del psicólogo Daniel Wegner

A mí me parece que los extremos se juntan. Espero que no se lo tomen a mal.

En fin, dejo un vídeo de Tony Parsons con subtítulos en castellano para ver en la práctica la filosofía de fondo de todo esto. No tiene desperdicio.





Por cierto, quizás alguien pueda encontrarlo útil. Si te convences de que en el fondo no existes, ¿para qué preocuparte de nada?

Para que haya un problema que te agobie ha de haber alguien que lo tenga. Si no hay nadie, no hay problemas...

Los problemas humanos serían una cuestión puramente lingüística. Todo sería perfecto por definición. Esa es la iluminación de la que hablan.

Conclusión


El libro "Los libros de autoayuda. ¡Vaya timo!" es  recomendable para neutralizar un poco la excesiva credulidad en pseudopsicologías.

"Examinadlo todo; retened lo bueno" 
   (1.ª tesalonicenses 5:21)

¿Te ha gustado? Recuerda compartir. Gracias.

11 comentarios :

  1. La New Age es un conglomerado filosófico-existencial alternativo. Como todo lo alternativo, necesita ser depurado pero no despreciado. También Galileo Galilei en su época fue alguien alternativo. Sus teorías, contra lo que suele creerse, también estaban cargadas de errores (por ejemplo, su principio de inercia se refería a movimientos circulares, considerados "naturales", y no a los rectilíneos que él consideraba imposibles). Luego, la esencia de su punto de vista científico, ya depurado, quedó para la posteridad.

    No debemos olvidar, que en Asia existe desde hace milenios la psicología. Sí. Puede que de acuerdo con los cánones occidentales no fuera del todo "científica". Pero no olvidemos que eso de la "cientificidad" y los "criterios de demarcación entre lo científico y lo no científico", forma parte de un vocabulario positivista ya trasnochado desde los años 50. Lo que es "científico" y lo que es "metafísico" hoy se sabe que es muy difícil de diferenciar con rigor. En cualquier caso, científica o no científica la psicologia terapéutica oriental es, y fue siempre, empírica. Milenios de experiencia la avalan y solo ahora estamos empezando a descubrir su grandeza en occidente (donde, por cierto, la psicologia terapéutica no tiene ni doscientos años si dejamos, claro está, de lado al período greco-romano ).

    La New Age está recogiendo la sabiduría oriental, mucha de la cual ha demostrado ser utilísima. Y, a pesar de ser aun "alternativa", la New Age empieza a tener ya hoy un cierto reconocimiento a nivel académico. Por ejemplo, se empieza a hablar de ella como algo prometedor en el libro Breve Historia de la Filosofía de Robert C. Solomon.

    Muchas gracias por el artículo y un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me ha impresionado lo extenso y elaborado del comentario.

      Estamos de acuerdo en que no se puede despreciar todo lo alternativo de antemano y que hay que depurar. La pregunta es cómo hacemos eso. La respuesta con el método científico, midiendo, etc.

      El problema es que desde esos ámbitos suele haber mucha alergia a medir.

      En cuanto al argumento sobre Galileo Galilei, me parece muy interesante, pero no nos responde nada. Cualquiera puede afirmar cualquier cosa, por extravagante que sea, y puede blindarse contra la crítica sacando el tema de Galileo.

      En cuanto a la psicología de las religiones orientales y sus adaptaciones más o menos afortunadas de la New Age, se plantean algunos problemas.

      1-Por una parte lo ya comentado anteriormente. Hay que medir y básicamente en eso consiste el método científico: observas, estableces hipótesis explicativas, predices resultados en base a esas hipótesis, experimentas para contrastar tus predicciones y mides lo acertado de éstas. Básicamente es eso. No veo que haya ninguna dificultad en cuanto a distinguir entre "metafísico" y "científico".

      Lo de "empírico" en cuanto basado en la propia experiencia, tiene un valor discutible si no te sirve para establecer hipótesis explicativas que puedas contrastar y medir.

      Si esa psicología oriental no tiene esa metodología, pierde bastante peso.

      2-Por otra parte, las religiones teístas, occidentales, también tienen una sabiduría psicológica acumulada con los siglos. En algunos aspectos tiene aspectos en común con la oriental, pero desde occidente no se la valora tanto...El problema es que la tenemos en casa.

      3-Además yo sería precavido en la sobrevaloración que se ve muchas veces de esas sabidurías (orientales) que se basan en la experiencia acumulada de siglos. En solo 300 años de metodología científica (occidental) se han solucionado muchísimos más problemas (de salud) que las demás sabidurías en miles de años.

      Muchas gracias por tomarse la molestias de responder al artículo.



      Eliminar
  2. PARTE 1
    Hola nuevamente apreciado Doctor.

    Comparto la idea de que lo "alternativo" debe ser depurado mediante el "método científico". Ahora bien: ¿no hará falta previamente depurar el método científico, desde una crítica existencial que contribuya a una vida con sentido? E iré un poco más allá (volviendo a algo de lo que ya hemos hablado más acá): ¿realmente sabemos qué es eso del método científico?

    Es cierto que el trabajo honesto, sincero, transparente y matematizado se le supone al buen "científico" frente al "brujo" ocultista críptico, initeligible, sectario y estafador. Pero, en el campo de la epistemología cada vez se hace más patente que lo del "método científico" no es retrotraible a una lógica sacrosanta y desencarnada. El epistemólogo Jurgen Habermas en dos libros como "La ciencia y la técnica como ideología", así como en su "Conocimiento e interés" explica que la legitimidad de un método científico solo está en su capacidad para satisfacer intereses humanos, ya que el método no puede garantizar un acercamiento a la verdad si antes no se ha definido qué es la verdad (y esta solo es definible como resultado dialéctico-democrático de un consenso social basado en los diversos intereses y no en una alienante bajada de cabeza ante una supuesta Verdad desencarnada que pretenda estar por encima de mis intereses y de los de mis conciudadanos).

    Los otros epistemólogos más o menos contemporáneos se mueven en una línea similar: Kuhn, Feyerabend, Bloor, Barnes, Latour... Le recomiendo especialmente a este último, porque revolucionó la idea ingénua que yo tenía sobre la ciencia supuestamente "objetiva". Estos epistemólogos, entre otras cosas, han desvelado el carácter también ocultista y críptico del lenguaje científico para intentar apartarse de la comprensión de los que no son científicos (de hecho, no "iniciados"). Con lo que el científico no se diferenciaría tanto del brujo o del alquimista como a primera vista pudiera parecer.

    No me quiero extender en estos asuntos, porque el texto multiplicaría en exceso su extensión. A parte de que seguro ya se habrán espantado gran parte de los pocos lectores interesados en estos temas profundos (je, je). Pero volviendo a Habermas, éste distingue entre interés técnico, práctico y emancipatorio. El interés técnico de control material de nuestro entorno, e incluso de nuestro cuerpo a través de la medicina, justifica el empleo de técnicas experimentales de carácter predictivo, ya que son las mejores para intentar "controlar". Pero el interés práctico de llevar una vida social con sentido y no hablemos ya del interés emancipatorio de poner en entredicho las ideologías alienantes, hacen que si aplicas el método experimental a la conciencia de las personas las trates como objetos a "controlar" y no como seres libres, reflexivos y conscientes.

    El tproblema, como digo, es profundo y complicado. No pretendo dar una respuesta a todo esto. Pero, sí destacar que aunque la matematización ha sido indiscutiblemente triunfadora en el campo, por ejemplo, de la física (para ir a la Luna lo mejor es ir en cohete y no intentar hacerlo levitando), no está tan claro que la matematización y la fría experimentación sea el mejor método de la Psicología (por lo menos considero poco claro que sea el único legítimo). En Psicología (y ya le digo que soy también del gremio) se trata a personas, con lo que muchas veces es necesario adentrarse en cuestiones filosóficas y trascendentes que poco tienen que ver con la pura experimentación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy sorprendido por la extensión y profundidad de la respuesta.

      En mi opinión el tema no es tan complicado. Si hacemos afirmaciones concretas de que "algo sirve para algo", hay que probarlas de alguna manera y para ello hay que medir.

      Si no sabemos lo que queremos medir o nuestras afirmaciones no se pueden medir, nos quedamos en enunciados que hay que creer por "intuición" o por "fe".

      Si queremos avanzar en la ayuda a los demás, en la cura de las enfermedades sean físicas o mentales, y queremos hacerlo de forma seria, no nos queda más remedio que arriesgarnos y buscar maneras de probar o descartar nuestras afirmaciones comparando medidas y viendo si son significativas.

      Eliminar
  3. PARTE 2

    Sabrá que en los EEUU los psicólogos clínicos se han escindido, hace unos años, de los psicólogos teóricos. Eso estaba cantado, precisamente por la idea de cientificidad cerrada que tenían los "teóricos". Esto está desprestigiando a la Psicología, sin ninguna duda. Pero considero que también es una buena oportunidad para replantearse muchas cosas como si a la Psicología le vale la pena intentar parecersea demasiado a la física, en lugar de mantener su lugar natural entre las ciencias humanas (mas ideográficas que nomotéticas).

    Finalmente, no negaré que existe una tradición psicológica en el período escolástico de la iglesia católica. Pero es muy rudimentaria, y basada en poco más que en trabajar la "fuerza de voluntad" para crear hábitos. Sinceramente, compararla con la tradición oriental me parece rebajar a esta última. La flamante "Psicologís Cognitiva de Tercera Generación" apoyada en el Mindfulness realmente está recogiendo sencillamente algunos aspectos de la bimilenaria meditación Vipassana (inventada por Buda), que hace unos años era tratada como superstición por la mayoría de psicólogos. Igualmente la Terapia de Aceptación y Compromiso (promovida por esta nueva generación de cognitivos) utiliza la técnica del indio Shankhara que vivió hace más de mil años.

    Es cierto que muchos New Age cogen técnicas científicas y las desfiguran para hacerlas propias. Pero también es cierto que la Psicología actual recoge, cada vez más, técnicas orientales sin agradecérselo a Oriente como correspondería.

    Un saludo y gracias.

    ResponderEliminar
  4. PARTE 2
    Sabrá que en los EEUU los psicólogos clínicos se han escindido, hace unos años, de los psicólogos teóricos. Eso estaba cantado, precisamente por la idea de cientificidad cerrada que tenían los "teóricos". Esto está desprestigiando a la Psicología, sin ninguna duda. Pero considero que también es una buena oportunidad para replantearse muchas cosas como si a la Psicología le vale la pena intentar parecerse demasiado a la física, en lugar de mantener su lugar natural entre las ciencias humanas (mas ideográficas que nomotéticas).

    Finalmente, no negaré que existe una tradición psicológica en el período escolástico de la iglesia católica. Pero es muy rudimentaria, y basada en poco más que en trabajar la "fuerza de voluntad" para crear hábitos. Sinceramente, compararla con la tradición oriental me parece rebajar a esta última. La flamante "Psicología Cognitiva de Tercera Generación" apoyada en el Mindfulness realmente está recogiendo sencillamente algunos aspectos de la bimilenaria meditación Vipassana (inventada por Buda), que hace unos años era tratada como superstición por la mayoría de psicólogos. Igualmente la Terapia de Aceptación y Compromiso (promovida por esta nueva generación de cognitivos) utiliza la técnica del indio Shankhara que vivió hace más de mil años.

    Es cierto que muchos New Age cogen técnicas científicas y las desfiguran para hacerlas propias. Pero también es cierto que la Psicología actual recoge, cada vez más, técnicas orientales sin agradecérselo a Oriente como correspondería.

    Un saludo y gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy al tanto de las terapias de tercera generación. En este blog hablo de ellas.

      En realidad, dicen no basarse en esas tradiciones orientales, sino que por el método científico han llegado a algunas conclusiones parecidas. De hecho, en la terapia de aceptación y compromiso insisten en el uso del método científico aplicado a la psicología y están constantemente midiendo resultados. No les queda más remedio si quieren que les tomen en serio.

      Eliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  6. En primer lugar, felicitarle por su blog y, en particular, por la entrada "Nueva Era, autoayuda y timos".

    Y, en segundo lugar y como complemento, me gustaría destacar la obra "Sour Grapes" del filósofo noruego contemporáneo Jon Elster y su afirmación de que los “libros de autoayuda” no ayudan en sus recetas para conseguir estados de cosas como la felicidad, el aumento de autoestima, la espontaneidad, caer simpático, etc., mediante procedimientos racionales.

    'Es absurdo y grandilocuente, p. ej., intentar de manera premeditada y consciente ser feliz. Lo que se quiere son cosas más concretas que la felicidad: se quiere acabar una novela o un cuadro, se quiere alcanzar un premio científico, se quiere ganar una partida de ajedrez; y es mientras se está en ello o inmediatamente después, cuando la felicidad sobreviene sin haberla llamado.
    La felicidad sería, entonces, según la terminología de Elster, un “subproducto” en el mejor sentido de la palabra “subproducto” (no en el sentido de “desecho”). Se trata de objetivos que alcanzamos mejor cuando hemos desistido de lograrlos. Dediquémonos a perseguir otros objetivos y, si todo va bien, los subproductos nos caerán en el regazo. Dejémonos de buscar y encontraremos. Y si no encontramos, no sufriremos porque no estamos buscando'.
    (Texto, en buena parte, adaptado del libro "Lo que Sócrates diría a Woody Allen", de Juan Antonio Rivero, Licenciado en Filosofía).

    Un saludo cordial.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No todos los libros de autoayuda son iguales. Algunos dicen esto mismo que comenta. El objetivo no es la felicidad en sí misma, sino vivir una vida en función de unos valores que hagan que valga la pena ser vivida. Eso puede llevar a estados de felicidad, pero también a muchas complicaciones. Saludos.

      Eliminar
    2. Muchas gracias por su rápida respuesta y su punto de vista :-)
      Un saludo cordial.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips